La tercera edición del MÁSTER UNIVERSITARIO EN DERECHO DEL TRABAJO Y RELACIONES LABORALES de la Universidad de Salamanca

El lanzamiento por la Universidad de Salamanca de una propuesta académica dirigida a ofrecer un espacio especializado de formación en el ámbito del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social para los profesionales de España  América Latina fue un proyecto largamente acariciado por el autor de esta bitácora.

Esta idea terminaría por hacerse realidad, luego de un laborioso proceso de preparación, a través del Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales, para el que se encuentra abierto el plazo de preinscripción desde el pasado 20 de abril.

El propósito de este Máster, cuyas dos primeras ediciones se han desarrollado con un éxito notable, es ofrecer a los profesionales del Derecho y las Relaciones Laborales una un espacio de formación avanzada en el conocimiento del complejo y cambiante marco ordenador de las relaciones de trajo y la protección social, que les permita afrontar con herramientas suficientes los problemas que el desarrollo de sus actividades exige en la actualidad. Su perfil es, pues,  más uno de profundización en el conocimiento de los problemas asociados al funcionamiento de la institucional acotada por su objeto, que de iniciación a la práctica.

El diseño curricular del Máster consta de 60 créditos ECTS repartidos a lo largo de dos semestres. Los estudiantes deberán cursar en el primero cinco asignaturas obligatorias de 6 créditos, mientras que en el segundo seguirán dos obligatorias de 6 créditos, dos optativas de 3 créditos, además de realizar un Trabajo Fin de Máster de 12 créditos.

En esta edición se ofrecen 30 plazas, dirigidas principalmente a profesionales que hayan cursado los grados o licenciaturas en Derecho o en Relaciones Laborales y Recursos Humanos, tanto en el marco del sistema universitario español como en otros países europeos o de América Latina.

La preinscripción estará abierta hasta el 30 de junio.

Para mayor información puede consultarse la siguiente dirección electrónica:

http://www.usal.es/node/100680

O escribir a:

mastertrabajo@usal.es

El folleto informativo del Máster puede ser descargado desde el siguiente enlace:

47 2017 Folleto informativo – Máster en Derecho del Trabajo – 2017-2018

La convocatoria de becas para la realización de estudios de Máster en la Universidad de Salamanca puede ser descargada desde el siguiente enlace:

Convocatoria Becas USAL para estudios de Master 2017-18

MASTER EN DT EDICION 2016-2017 (2)

A continuación se reproduce la parte de la memoria justificativa de este Máster dedicada a la fundamentación de su interés académico, científico y profesional, de forma que los amigos de este cuaderno de notas puedan conocer con mayor precisión el sentido de esta singular apuesta formativa:

EL MÁSTER OFICIAL EN DERECHO DEL TRABAJO Y RELACIONES LABORALES DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

El Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales por la Universidad de Salamanca tiene como propósito la creación de un espacio académico para la formación especializada de alto nivel sobre las distintas variables que integran el marco regulador del mercado de trabajo, las relaciones laborales y la protección social.

En su origen se encuentra la necesidad de ofrecer una respuesta adecuada a la demanda de los graduados, tanto españoles como de otros Estados de nuestro entorno cultural, de ampliación de sus conocimientos sobre un ámbito de gran interés y marcada complejidad institucional como es el relativo a la ordenación jurídica de las relaciones de trabajo. Pero también el imperativo de satisfacer la necesidad social de formar operadores jurídicos dotados de las habilidades y competencias necesarias para enfocar críticamente los problemas que plantea dicha ordenación, detectando sus debilidades y ofreciendo soluciones que contribuyan a su superación.

El interés de la propuesta formativa que se formula reposa sobre los siguientes argumentos de orden académico, científico y profesional:

a. Interés académico y científico

En la actualidad no existe, ni en el ámbito de la Universidad de Salamanca ni en el de las Universidades españolas un título oficial orientado de manera específica a la enseñanza de nivel avanzado en el área jurídico-laboral.

El Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales persigue colmar de manera eficaz esta laguna, ofreciendo un espacio académico adaptado a las necesidades de especialización, tanto de los graduados en Derecho como en Relaciones Laborales y Recursos Humanos.

Por lo demás, el estudio del marco regulador de las relaciones de trabajo y la protección social a través de una propuesta del tenor de la realizada reviste un interés científico evidente.

A dicho interés contribuye la relevancia que las instituciones propias del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social poseen dentro de nuestro actual modelo de sociedad. Y también la complejidad que las caracteriza. A estos elementos es preciso sumar el carácter esencialmente dinámico y cambiante que esta disciplina ha demostrado poseer a lo largo de su historia, como consecuencia de la necesidad de adaptar sus contenidos a las transformaciones que se han ido produciendo en el contexto social, económico, tecnológico y productivo al que han de ser aplicados.

Esta es una necesidad que, aunque ha existido en todas las etapas, adquiere una particular intensidad en la actualidad, no solamente debido a la crisis económica, cuyas secuelas en materia de incremento de los índices de desempleo y deterioro de las condiciones laborales son conocidas, sino a la emergencia de cambios profundos en otros muchos ámbitos, cuyo impacto sobre el marco institucional de dicha disciplina se viene haciendo notar. Piénsese en fenómenos tan diversos y de tanto relieve como los relacionados con la cada vez más intensa influencia de los derechos, principios y valores consagrados por las normas constitucionales sobre la vida social, el impacto de la revolución tecnológica, así como de la transformación de los paradigmas de desarrollo de las actividades empresariales, sobre la configuración tradicional de las relaciones de trabajo, las mutaciones que están teniendo lugar en las relaciones colectivas de trabajo, y en particular en las actitudes de los sujetos colectivos y la dinámica de los conflictos, como consecuencia de la emergencia de un nuevo contexto económico y productivo, el surgimiento de actores e instrumentos nuevos encaminados a ordenar las relaciones de trabajo a escala transnacional o, en fin, en la consolidación del proceso de globalización económica, que actualmente puede considerarse irreversible.

Lo anterior supone que el estudio especializado del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social no puede estar basado en la mera exposición lineal de los principales contenidos de las normas vigentes, mutables por su propia naturaleza, sino que ha de incorporar el análisis en profundidad del impacto que sobre el mismo están teniendo las transformaciones en curso. Así como la reflexión sobre los desafíos de futuro que las mismas plantean a los modernos ordenamientos laborales. Unas tareas para las cuales resulta indispensable, por cierto, abandonar la concepción cerrada e insular del Derecho postulada por las corrientes jurídicas tradicionales, sustituyéndola por una contemplación del mismo en estrecha relación con el sistema social en su conjunto y los distintos aspectos sociales, económicos, políticos e ideológicos que lo integran.

Esta justificación científica explica la estructura del programa formativo del Máster objeto de la presente propuesta, que abandona la pretensión presentar de forma secuencial los distintos componentes de dicha disciplina, para centrarse en el examen crítico de sus principales líneas de transformación. La visión que de tal modo se pretende ofrecer del ordenamiento laboral y de la Seguridad Social es una de carácter esencialmente dinámico, apta por su propia orientación para promover una aproximación al mismo crítica y abierta al cambio. Capaz, por tanto, de adaptarse a una realidad en constante transformación como es la laboral. Y de construir, en función de ello, propuestas para su mejora y reelaboración.

b. Interés profesional

Hoy en día el desarrollo de tareas y funciones jurídicas en el ámbito de las relaciones de trabajo y la protección social se presenta como un auténtico desafío para todos aquellos que pretenden aproximarse a ellas. El Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social constituye una disciplina jurídica autónoma, cuyos contenidos se encuentran sujetos a un proceso de constante cambio y revisión. Su correcto manejo requiere, por ello, de unos conocimientos profundos y especializados que no pueden improvisarse, ya que precisan del desarrollo de habilidades vinculadas no sólo con la aplicación de las normas vigentes, sino con su valoración y examen crítico a la luz de los permanentes cambios económicos y sociales.

El Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales busca proporcionar a las competencias necesarias para hacer frente a los complejos requerimientos que el desarrollo de dichas tareas precisa dentro de la sociedad actual. Su propósito es, así pues, ofrecer a los mismos herramientas que les permitan formarse como operadores jurídicos cualificados, dotados de las habilidades que les permitan resolver los problemas que el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social plantea en la actualidad, tanto en su dimensión aplicativa como analítica y crítica.

Los perfiles profesionales a los que pueden ser aplicados los conocimientos adquiridos a través de este Máster son, en función de ello, amplios y variados. Entre ellos se cuenta, naturalmente, el desarrollo de actividades docentes e investigadoras de alto nivel en Universidades, tanto públicas como privadas. Pero también el asesoramiento y la defensa jurídica de empresas, trabajadores, organizaciones sindicales y empresariales, así como la gestión de asuntos laborales, la mediación e intervención en el mercado de trabajo y el desarrollo de políticas laborales y de protección social.

Lo que significa ser abogado laboralista …

No encuentro mejor manera de celebrar este 1 de mayo que reproduciendo para los amigos de esta bitácora esta noticia, extraida el día de hoy del periódico digital El Diario.es

http://m.eldiario.es/economia/David-Goliat-abogados-grandes-empresas_0_382862106.html

David contra Goliat: los abogados que vencen a las grandes empresas

Detrás de victorias como la de Coca-Cola hay abogados laboralistas vinculados a los sindicatos y que se enfrentan en los tribunales a grandes bufetes como Sagardoy, Garrigues o Cuatrecasas

“Cuando nos enfrentamos a un procedimiento así el principal problema es que estos despachos tienen unos recursos económicos de los que ningún sindicato dispone”, explica Jacinto Moreno

 

El 15 de abril, los trabajadores de Coca-Cola en Fuenlabrada aguardaban a las puertas del Tribunal Supremo. Esperaban lo que finalmente se produjo: la anulación del expediente de regulación de empleo que la empresa había presentado más de un año antes. Detrás de la victoria de la plantilla, una de las más emblemáticas de los últimos años, estaba uno de los abogados laboralistas más reconocidos: Enrique Lillo, de Comisiones Obreras.

Como él, decenas de abogados trabajan en la trastienda de los sindicatos preparando las estrategias con las que ganar los conflictos laborales. Enfrente, bufetes conocidos -y con muchos más recursos económicos- como Sagardoy, Garrigues, Cuatrecasas o Jiménez de Parga.

“Vimos desde el principio indicios claros que nos llevaron a pensar que podíamos ganar: que habíamos pedido información y no nos la daban, que la reestructuración de las embotelladoras no se había hecho correctamente…”, recuerda Lillo sobre el proceso de Coca-Cola. De ahí se lanzaron a un pleito que ha durado catorce meses y que aún no ha terminado, aunque todos los pronunciamientos judiciales han sido favorables a los trabajadores.

El rival no era pequeño: la empresa contrató al bufete Sagardoy -que asesoró al Gobierno en la última reforma laboral- para pilotar el ERE, que a su vez trabajó con Equipo Económico, la consultora fundada por Cristóbal Montoro.

¿Cómo enfrentarse en los tribunales a estos despachos? “Hay que contrarrestarlos con medios propios. En nuestro caso, el abogado que lleva el caso lo analiza, y consulta con el gabinete de estudios en Albacete, que hace un informe. A partir de ahí preparamos el enfoque y la estrategia, siempre coordinados. Nuestro gabinete tiene una base de datos enorme, consultamos jurisprudencia, fortalecemos la base jurídica del caso”, explica Lillo.

Las grandes empresas que contratan a estos bufetes llegan a invertir presupuestos que superan las seis cifras para diseñar y ejecutar sus despidos colectivos. Los despachos, a su vez, encargan informes a consultoras como KPMG o PwC por los que pagan miles de euros. “Cuando nos enfrentamos a un procedimiento así el principal problema es que estos despachos tienen unos recursos económicos de los que ningún sindicato dispone. Pagan a consultoras para que les hagan informes que jusitifiquen sus medidas y presentar así una opinión objetiva”, asegura Jacinto Moreno, abogado del gabinete de CGT.

Sin embargo, y a la luz de las sentencias de los últimos años, el dinero no ha sido suficiente en un buen número de casos. Moreno ha participado en algunos de ellos, como el de Atento, Telemadrid, Canal 9 o Unipost. “Hay pocas empresas que se sienten a la mesa de negociación honestamente. Nosotros tratamos de demostrar que no existen las causas para despedir que alega la empresa o que no siempre se han agotado todas las posibilidades antes de llegar al despido”, señala.

Así sucedió en el caso de Telemadrid, gestionado por Cuatrecasas, cuyo ERE fue declarado improcedente. Los sindicatos trataron de presentar planes alternativos de recorte del gasto. “Muchas veces las empresas se cierran a estas medidas, como en este caso, y eso en los tribunales es lo que nos permite argumentar que no han valorado otras opciones ni han justificado que los despidos eran estrictamente necesarios”, dice Moreno.

Uno de los límites que los tribunales han marcado desde la aprobación de la reforma laboral es precisamente la existencia de buena fe negocial por parte de las empresas. “Estos despachos pecan de prepotencia, a veces no son lo suficientemente cuidadosos porque piensan que les va a ir bien igual”, apunta el letrado.

El paraguas de la legislación internacional

Tras la última reforma laboral, planear la estrategia en este tipo de procesos es aún más difícil. La legislación internacional ha resultado clave. “La Carta Social Europea, los convenios de la Organización Internacional del Trabajo… nos están siendo muy útiles. Antes, España estaba por encima de esos estándares, ahora no, pero está obligada a respetarlos”, afirma Enrique Lillo.

No todos los conflictos son grandes despidos. Otros, menos sonados, derivan en jurisprudencia que asienta derechos. Es el caso del conflicto colectivo con el que los trabajadores de Makro consiguieron que la empresa pusiera un comedor para la plantilla. Un asunto aparentemente menor, pero que sirvió para que el Tribunal Supremo confirmara la vigencia de una norma que data de 1938 y constatara que las empresas tienen la obligación de instalar el comedor y proveer de medios a los trabajadores. El proceso duró ocho años.

Bernardo García es abogado de UGT y estuvo involucrado en el proceso: “No tenemos los medios de los grandes despachos, pero tenemos equipos de muchas personas, un equipo muy poderoso de gente que se coordina, que trabaja en red, que está al tanto de todas las novedades. Ahí donde no llega nadie en la reclamación de derechos porque no es rentable, llegamos nosotros”.

Uno de esos casos, no solo poco rentable, sino en el que el derecho reclamado era ya irrecuperable, es el de una cajera de Alcampo, que peleó en los tribunales por una reducción de jornada por guarda legal. “Fuimos al Constitucional, aunque ya sabíamos que para cuando se pronunciara su hija ya no tendría la edad para que ella pudiera acogerse a la reducción de jornada. Fue para que sirviera para otras personas”, explica García. El Constitucional dio la razón a la trabajadora, pero el sindicato recurrió también al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para pedir una indemnización que le compensara por el derecho dejado de disfrutar. También lo consiguieron.