LABOREM 17 y los desafíos del contrato de trabajo en el siglo XXI

Caratula Laborem 17

Si cada época viene con su afán, el de la que atraviesa actualmente el contrato de trabajo no parece ser continuar ese inacabable y a la postre estéril proceso de cuestionamiento de su objeto y los instrumentos que han servido para definirlo que consumió las energías de buena parte de los laboralistas a lo largo casi todo el siglo siglo XX.

Frente a ello, los desafíos que el nuevo siglo ha traído al contrato de trabajo son diversos y tienen que ver, antes que con pretendidas o reales mutaciones en la forma tipo propia del trabajo asalariado, con la necesidad de adaptar su contenido y regulación al nuevo contexto en el que ha de desenvolverse.

La cara más conocida de  ellos está representada por la cada vez más evidente presión que los cambios operados en las formas tradicionales de desarrollar las actividades económicas, competir en los mercados y gobernar la empresa están ejerciendo en favor de la consideración de los factores de orden económico y productivo a la hora de construir su régimen regulador.

A su lado debe contarse también, de todas formas, la influencia que vienen ejerciendo sobre el mismo cambios operados al interior del propio ordenamiento jurídico, los cuales apuntan en una dirección no necesariamente coincidente con los anteriores. En particular, la cada vez más intensa preocupación por la vigencia de los derechos fundamentales garantizados por las normas constitucionales en el interior de las empresas, así como por la garantía del respeto de la esfera privada del trabajador.

Estos son, como salta a la vista, movimientos contradictorios en cuanto a sus motivaciones últimas, que reflejan a la perfección la riqueza y complejidad de las sociedades modernas, los cuales plantean a nuestra disciplina importantes desafíos.

¿Cómo vienen respondiendo a ellos los ordenamientos laborales a estos imperativos? ¿Es posible llevar a cabo una regulación de las relaciones laborales que, sin descuidar el primero, sea capaz de atender también al segundo?

A esta apasionante problemática está dedicado el número 17 de la revista Laborem, editada por la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo, dedicado monográficamente, bajo la dirección del profesor Guillermo Boza y quien esto escribe, al presentar las ponencias del III Curso de Estudios Avanzados en Derecho Social, agrupadas bajo el título de “El contrato de trabajo frente a las transformaciones económicas, sociales y productivas”.

Me complace compartir ahora con los fieles amigos de esta bitácora, que ha permanecido en dique seco casi un mes debido a los afanes administrativos en los que se ha visto envuelto su autor, el texto completo de Laborem 17, a través del enlace a la página de la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo que se reproduce a continuación:

http://www.spdtss.org.pe/todas-las-publicaciones.php?cat=2

Un año de TRABAJO Y DERECHO

TyD_13_2016_cubierta

El pasado mes de enero cumplió TRABAJO Y DERECHO. Nueva revista de actualidad y relaciones laborales su primer año de vida. Son muchos los motivos por los cuales quienes trabajamos en este proyecto editorial nos sentimos satisfechos al celebrar este, su primer aniversario.

Entre ellos, debo confesar a los siempre pacientes amigos de este cuaderno de apuntes, antes que nada el propio hecho de haber conseguido que una empresa de tan compleja factura, como es la de poner en marcha y dar continuidad a una publicación de alto nivel dirigida al mundo académico y profesional de nuestra disciplina, capaz de recoger a lo largo de sus once números ordinarios y dos monográficos lo más relevante, no solo de la actualidad jurídica vinculada al complejo mundo de la ordenación jurídica de las relaciones de trabajo, sino también dar lugar a un espacio privilegiado para la reflexión y la crítica sobre la situación actual y las perspectivas del mismo, haya podido convertirse en realidad.

Pero no solamente. Nos propusimos, como apunta nuestro Director el profesor Carlos Palomeque en la Opinión conmemorativa y de balance que abre el número 13, hacer de TRABAJO Y DERECHO “una revista de calidad, moderna y crítica”, construida a partir del indeclinable compromiso de quienes trabajamos en ella “con el rigor, la seriedad, la crítica y los valores de progreso y solidaridad”. Y, a un año de nuestro arranque, podemos presentar un resultado que entendemos está en condiciones de someterse al juicio crítico de nuestros lectores y la comunidad académica y profesional de nuestra disciplina en general.

Esto no es, de todos modos, sino el principio. En esta tarea seguiremos, atentos a las opiniones y los intereses de nuestros lectores. Y fieles a nuestro compromiso y a los valores que lo sustentan.

A continuación, tengo la satisfacción de compartir con los amigos de esta bitácora la Opinión conmemorativa de nuestro primer año, escrita por nuestro director, así como un índice completo de todos los textos publicados este primer año, además de útil especialmente ilustrativo de la magnitud del esfuerzo realizado, no solo por el Consejo de Redacción, sino de todos aquellos colegas y compañeros que a lo largo de este primer año nos han honrado colaborando en sus páginas.

La Opinión “Un año de TRABAJO Y DERECHO” de Carlos Palomeque puede ser descargada desde el siguiente enlace:

TyD_13_opinion de Carlos Palomeque_sumario

El Indice de Secciones correspondiente a 2015 de TRABAJO Y DERECHO puede ser descargado desde el siguiente enlace:

Indice seccionesTyD_2015

TRABAJO Y DERECHO núm. 4 y la controvertida constitucionalidad de la reforma laboral

trabajo y derecho 4 cubierta

El cierre del ciclo de pronunciamientos del Tribunal Constitucional español sobre la constitucionalidad de la reforma laboral de 2012, que tuvo lugar a través de la STC 8/2015, de 22 de enero, sirve de telón de fondo al último número de TRABAJO Y DERECHO, puesto en circulación en los pasados días.

A este singular acontecimiento jurídico, no por previsible en cuanto a su resultado menos relevante, está dedicada, como no podía ser de otro modo, la columna de opinión de este número, suscrita en esta ocasión por quien escribe estas líneas.

En dicha columna se advierte cómo este fallo y los que lo han precedido parecen ser expresión de una peligrosa deriva de nuestra jurisprudencia constitucional, desde el activismo pro libertate o pro constitutione al que nos tenía acostumbrados hacia otro activismo de nuevo cuño y distinto signo, dentro del cual los argumentos de carácter económico adquieren centralidad y terminan por tener prioridad sobre cualesquiera otras consideraciones, incluyendo las de orden constitucional. La necesidad siempre existente de compatibilizar la “constitución social” y la “constitución económica” se está viendo reemplazada, de ser correcta esta apreciación, por una lectura en clave económica de la entera norma fundamental, dentro de la cual los derechos consagrados en ella resultan practicables sin limitaciones única y exclusivamente cuando no entren en colisión con las exigencias de la política económica. O, dicho con propiedad, de una determinada forma de concebirla, cuya efectividad se encuentra, por cierto, todavía por demostrar. El uso del juicio de ponderación o proporcionalidad, más como fórmula retórica de justificación de las limitaciones introducidas a varios de los derechos fundamentales de contendido laboral que como instrumento para su valoración crítica, no sería más que el expediente técnico a través del cual se consigue trasladar, con una mínima apariencia de solidez argumentativa, esta sesgada visión de la Constitución y el equilibro de bienes y valores en ella consagrado.

No parece que valga la pena insistir en lo peligrosa que resultaría, si no es que está asentada ya, la entronización al interior del supremo intérprete de la Constitución de esta visión que termina por convertir a los derechos fundamentales en general, y entre ellos a los de naturaleza laboral, en materia a disposición casi plena del legislador y la política económica.

A continuación se pone a disposición de los amigos de este cuaderno de notas el sumario del núm. 4 de TRABAJO Y DERECHO, así como el texto completo de la columna de opinión antes referida.

El sumario del núm. 4 de TRABAJO Y DERECHO puede ser descargado desde el siguiente enlace:

TyD_4_2015_cubierta – sumario

El texto de la columna de opinión “La controvertida constitucionalidad de la reforma laboral” de Wilfredo Sanguineti puede ser descargado desde el siguiente enlace:

 TyD_4_2015_opinion “La controvertida constitucionalidad de la reforma laboral” – WSANGUINETI

TRABAJO Y DERECHO. Nueva revista de actualidad y relaciones laborales

TyD numero 1 cubierta

El inicio del año 2015 ha sorprendido al autor de este cuaderno de notas sumergido en un nuevo y muy ilusionante empeño. Quizá el que más para alguien cuyo quehacer se reparte entre la reflexión, el debate y la enseñanza de una disciplina de particular actualidad e impacto sobre la realidad social como es el Derecho del Trabajo. Se trata, claro está, como posiblemente sepa buena parte de sus tenaces amigos, de su participación, bajo la condición de Subdirector, en el Consejo de Redacción de TRABAJO Y DERECHO, nueva revista dedicada al ámbito de ordenación jurídica de las relaciones laborales, que bajo la muy prestigiosa dirección de Carlos Palomeque, querido maestro, ha hecho su aparición en el panorama de las publicaciones especializadas en la materia el pasado mes de enero, de la mano del sello editorial Wolters Kluwer España.

No he encontrado mejor manera de presentar en este espacio compartido nuestra revis-ta que las palabras que a tal menester dedicaría su Director con ocasión de la aparición de su primer número. Van a continuación en su versión integra, a la que se añaden, como adjuntos, la muy bella cubierta que la adorna, obra del pintor salmantino Miguel Elías Sánchez, la composición de su Consejo de Redacción, su Comité de Evaluación Externa y su Consejo Científico Asesor y el sumario de su número 1.

Este blog irá dando cuenta, por supuesto, de las sucesivas entregas de TRABAJO Y DERECHO, siempre atentas, a través de las nada menos que siete secciones fijas que la integran –Opinión, Estudios, Jurisprudencia, Unión Europea y agenda internacional, Legislación, Libros y Práctica Jurídica y despachos profesionales–, a las constantes transforma-ciones y avatares de la realidad jurídica laboral, tanto española como de la Unión Europea e internacional, y a su análisis con rigor académico, sentido crítico, criterio práctico y compromiso con los valores de progreso y solidaridad. Quizá sea este un objetivo particularmente ambicioso, pero es así como concebimos nuestro cometido. O, por reproducir aquí unas palabras que leerán a continuación de la mano de su Director: “tan solo con estos ingredientes habremos de cocinar el plato que nos gusta”.

Trabajo y Derecho

Cuando vienen tiempos de confusión, nadie puede parar su curso, nadie puede evitarlos, algunos consiguen servirse de ellos.
Amin Maalouf, Samarcanda, 1988

Con este título, cuya buscada concisión sintáctica no permite al lector atajo alguno para apoderarse al instante y con facilidad del propósito general que nos guía, iniciamos la publicación de una nueva revista mensual en el ámbito de las relaciones de trabajo y de su ordenación jurídica que reclama desde luego un espacio propio —como si de un lugar al sol se tratase— dentro del rico y plural panorama vigente de este tipo de repertorios especializados en nuestro país. Trabajo y Derecho comparece así ante el gran público como una publicación periódica nueva —como su subtítulo se encarga de precisar, Nueva revista de actualidad y relaciones laborales—, provista por lo tanto de fisonomía y nervio propios y singulares, aunque naturalmente no pueda ocultar su condición sucesora —dentro del quehacer de la editorial Wolters Kluwer España— de las precedentes Actualidad Laboral y Relaciones Laborales, longevas y fecundas a partes iguales, que han concitado durante su prolongada existencia hasta el presente a lo mejor del laboralismo español de dos generaciones y de cuyos Consejos Asesores me cupo el privilegio de formar parte desde el principio.

Por consiguiente, treinta años después —el tiempo que ha transcurrido entre 1984, en cuyos meses de noviembre y diciembre ambas iniciaron su andadura respectiva, y el final de 2014 en que la han concluido al unísono—, larga memoria y reconocimiento pleno para aquellas, para sus fundadores y su labor colosal —los profesores Efrén Borrajo Dacruz y Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer, en cada uno de los casos—, para quienes —en solitario o junto a ellos— las han dirigido con sabia mano durante tanto tiempo y, al fin y al cabo, para la legión de autores y colaboradores que han alimentado sus páginas con los felices resultados que están a la vista de todos. «Larga memoria para Actualidad Laboral; larga vida para Trabajo y Derecho» pedía Efrén Borrajo con emoción no exenta de nostalgia en su última “carta de la dirección”, correspondiente al número final de aquella. Ojalá se haga realidad el segundo de los anhelos del maestro —nuestra gratitud infinita por ello—, porque el primero lo tiene plenamente asegurado junto al orgullo legítimo de la obra bien hecha.

A la utilización de la fórmula binaria trabajo y derecho para el título de nuestra revista no es ajeno, por lo demás, el empeño de rendir homenaje simbólico a una afortunada expresión que dispone de hondas raíces dentro de la cultura laboralista europea. El gran Sir Otto Kahn-Freund, del que habría de decirse que «revolucionó el estudio, la enseñanza e incluso la esencia del Derecho del Trabajo en las Islas Británicas» (Lord Wedderburn of Charlton), titulaba de esta manera en 1972 su influyente libro general (Labour and the Law, London, Stevens & Sons), que iba a contar con varias ediciones en lo sucesivo y merecía además el interés de nuestro —entonces— Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, hasta el punto de publicar una traducción española de la tercera inglesa de 1983, a cargo del profesor Jesús Galiana Moreno (Trabajo y Derecho, MTSS, 1987). Y qué decir de la prestigiosa revista alemana Arbeit und Recht (Zeitschrift für Arbeitsrechtspraxis, Bund-Verlag GmbH, Köln), que aparece cada mes desde su fundación en 1953 y que no ha dejado de ser durante tan prolongada vigencia el espejo en que la mejor doctrina europea se mira. O, también, de la italiana Lavoro e diritto (Società Editrice il Mulino, Bologna), un paradigma contrastado de ejercicio de pensamiento crítico en la materia, de periodicidad trimestral, que fundó en 1987 y dirige desde entonces el profesor Umberto Romagnoli —incorporado ahora por fortuna al Comité Científico Asesor de nuestra Trabajo y Derecho—. Y así, en fin, aunque solo fuera por tan selecta compañía en el modo de darnos a conocer, me gusta pensar que seguramente nos hemos situado en la buena dirección.

Nuestra revista Trabajo y Derecho acogerá en su seno, ciertamente, cuantos asuntos interesan en general a la regulación jurídica del trabajo, de las relaciones laborales individuales y de las colectivas o sindicales, pero también al sistema de protección social en su conjunto. Sin dejar de mirar al propio tiempo, si conviniera al propósito, a otras disciplinas próximas, como la economía o la sociología, cuando compartan con los juristas el trabajo productivo como objeto de consideración, aunque desde puntos de vista y métodos de conocimiento diferentes. Y lo hará, a buen seguro, desde una perspectiva científica o académica y también profesional, pues no parece que una publicación comprometida con la realidad como la que aspiramos a lograr pueda prescindir de ninguno de estos enfoques y, todo lo más, habrá que acertar en cada caso con la dosis o combinación adecuada de ambos planos en el conjunto de la publicación y de cada uno de sus números.

Nos proponemos hacer de Trabajo y Derecho —tómese esto desde luego como una declaración de intenciones que procuraremos llevar hasta sus últimas consecuencias en lo sucesivo— una revista de calidad, moderna y crítica. A la consecución de la calidad y del valor contrastado de las aportaciones que hayan de incorporarse a sus páginas irán dirigidos, por descontado, los encargos que se hagan desde la dirección de la revista, así como el dispositivo establecido para la evaluación objetiva de los estudios y demás colaboraciones objeto de la misma. Moderna y crítica a la vez, la revista abrirá su campo de observación a la realidad jurídica laboral en España y en la Unión Europea —junto a otros escenarios internacionales posibles—, que será ofrecida y analizada desde la legislación, la jurisprudencia, la construcción y el debate doctrinal, la práctica sindical y la actividad profesional. A través de una programación abierta y flexible, que se separe por igual de la abstracción y del formalismo. Sin que por ello hayamos de prescindir, naturalmente, antes al contrario, del compromiso con el rigor, la seriedad, la crítica y los valores de progreso y solidaridad.

La propia cubierta de Trabajo y Derecho, cuidada ex profeso con las valiosas imágenes del pintor Miguel Elías Sánchez, ilustra a las claras —creo que no se podría decir mejor—, ya desde el umbral de la publicación, nuestro compromiso con la cali-dad del proyecto, también la estética. La revista alternará en la cubierta de sus números sucesivos las dos composiciones que Miguel Elías ha preparado para nosotros, de estilos y propuestas harto diversos, es cierto, pero con arreglo ambas a una idea programática común que envuelve el conjunto. La primera —ya a la vista en el presente número—, una caligrafía para el trabajo, se propone dar cuenta, a través de la mediación abstracta y metafórica del artista, de la furiosa complejidad que la actividad laboral y el empleo muestran en la sociedad contemporánea, entre tintas negras y rojas y el paro forzoso junto al ordenador. En tanto que la segunda dirige su mirada figurativa y realista —lo habrán de comprobar ustedes en el siguiente número, si nos otorgan su fidelidad— a los trabajadores del “cuarto estado”, cuyo punto de vista, lejos de mantenerse anclado en la estética “novecentista” a la que formalmente pertenece, hunde con vigor su pretensión analítica real —este es, me parece, el alcance artístico y pedagógico de la misma— en los problemas eternos del trabajo asalariado y del sistema de producción.

Trabajo y Derecho, que contará con once números anuales en papel —además de dos extraordinarios monográficos on line— y podrá ser seguida también a través de Smarteca, la biblioteca digital en la nube de Wolters Kluwer, dispondrá en cada uno de aquellos de siete secciones fijas —Opinión, Estudios, Jurisprudencia, Unión Europea y agenda internacional, Legislación, Libros y Práctica jurídica y despachos profesionales, referidas ahora por el orden de su aparición formal en la revista—, la mayor parte de ellas a cargo de un responsable permanente de su alimentación y contenidos, cuya atribución figura naturalmente en los créditos de la publicación. Todas las secciones, tan solo separadas por criterios racionales de división del trabajo, no dejan de ser al fin y al cabo otra cosa que los diferentes capítulos del mismo libro, unitario y conjunto, en que se sustancia el propósito común de la revista. Sin perjuicio, claro es, de la labor de coordinación y responsabilidad general de la publicación que asume quien esto escribe, director, junto a los profesores Margarita Isabel Ramos Quintana y Wilfredo Sanguineti Raymond, subdirectores, y Juan Bautista Vivero Serrano, secretario, con la intervención necesaria del personal técnico de la Editorial comprometido en este singular proceso de producción.

Habrá de ser pues el equipo directivo de Trabajo y Derecho, así como quienes invitemos a ello en ocasiones, los encargados de nutrir su sección de Opinión —que yo mismo estreno ahora con este contenido “obligado”—, concebida en general como observatorio o escaparate de la realidad jurídica laboral y su entorno institucional para su presentación y análisis en unas pocas páginas, que acaso pudieran anticipar, si el asunto así lo requiere, su consideración detallada posterior en otro lugar de la revista, y no tanto como receptáculo sistemático de aportaciones doctrinales que tienen reservado su espacio propio dentro de la publicación. Este acomodo no será otro, seguramente, que la sección de Estudios, donde se dará cabida a las contribuciones teóricas o doctrinales de interés que hayan superado los procesos de evaluación que, según proceda, lleve a cabo el Consejo de Redacción de la revista y el Comité de Evaluación Externa, conforme a los procedimientos que se hayan hecho públicos.

Así pues, el Consejo de Redacción de Trabajo y Derecho, integrado por su equipo de dirección (director, subdirectores y secretario), así como por los responsables de sus secciones —solo en dos casos ambas condiciones concurren en la misma persona—, será el órgano encargado, dentro de la estructura de la revista, de su gestión ordinaria y de la adopción de las decisiones que convengan a su velocidad de crucero, con especial hincapié en la procura, selección y evaluación inicial de los estudios y colaboraciones que hayan de merecer su incorporación a nuestras páginas. Se cuenta, asimismo, ya se ha referido, con un Comité de Evaluación Externa, ajeno a la cadena de gobierno y gestión de la revista e integrado —tal como se recoge en los créditos de la misma— por personas de relevancia académica y profesional y especial competencia para llevar a cabo la delicada e indispensable función de refrendo de la calidad de los estudios objeto de publicación, conforme a los cuestionarios de calidad dispuestos. Y, en fin, Trabajo y Derecho se felicita asimismo por haber conseguido convocar a un rutilante Consejo Científico Asesor, a quien los gestores de la publicación podamos acudir en solicitud de opinión, consejo o ayuda para las tareas propias de este cometido y en el que están presentes —como acredita su composición recogida también en los créditos de la revista— distinguidos nombres del laboralismo español y extranjero.

Y poco más, queridos amigos, llegados a este punto. Tan solo queremos poner en su conocimiento finalmente que intentaremos hacer de Trabajo y Derecho una revista de referencia —no me atrevo a utilizar la desgastada y administrativa mención a la “excelencia”—, también en el ámbito internacional, que llegue a ocupar los espacios reservados para las mejores dentro de las valoraciones y clasificaciones al uso y consolide más pronto que tarde relaciones fructíferas con otras cabeceras amigas. A esto habremos de dedicarnos con seriedad y rigor, con afán y esfuerzo constantes, pero también con responsabilidad y, sobre todo, con humildad, porque tan solo con estos ingredientes habremos de cocinar el plato que nos gusta. Pero es evidente que no podremos conseguirlo solos, pues se hace indispensable la confianza de autores y colaboradores que quieran distinguirnos con su preferencia —mucho agradecemos ya en este momento las numerosas muestras de bienvenida y aliento que nuestra iniciativa ha recibido por doquier—, y también, claro es, la de los lectores y suscriptores de nuestras páginas que habrán de ser a fin de cuentas el “alfa y omega” del proyecto. Trabajo y Derecho queda abierta pues con ilusión —lo decimos en este momento iniciático de nuestro camino— a todos ellos.

Confieso por último, ahora que concluyo estas páginas, que no he conseguido es-quivar por completo durante su redacción la incómoda sensación de no saber lo que quería decir «hasta encontrar la manera de decirlo» o, en otras palabras —también de Mario Vargas Llosa, Piedra de toque, 2012—, de haber sido yo un instrumento a través del cual «la historia que quisiera contar se expresa a sí misma gracias a la escritura». Pero poco importa esto ahora, ya que, sea como fuere, puedo manifestar al final con complacencia que ha quedado dicho, amigo lector, lo que de cierto quería compartir con usted.

Manuel Carlos Palomeque
Director

LA CUBIERTA, EL SUMARIO Y LA PRESENTACIÓN DEL NÚMERO 1 DE TRABAJO Y DERECHO PUEDEN SER DESCARGADOS DESDE EL SIGUIENTE ENLACE:

Trabajo y Derecho_num_1_cuberta_sumario_opinion

NUEVA PUBLICACIÓN: “Derechos fundamentales del trabajador y libertad de empresa” de Cesar Carballo y Wilfredo Sanguineti

Carballo-sanguineti-derechos fundamentales y libertad de empresa

A estas alturas no constituye una novedad afirmar que los derechos fundamentales que los trabajadores ostentan como ciudadanos pueden ser ejercidos también en el ámbito de la relación de trabajo. Transformaciones profundas, tanto de índole social como jurídica, han hecho posible en las últimas décadas que este sea un efecto generalmente reconocido en la inmensa mayoría de países de nuestro entorno cultural. Aún así, creo que es forzoso reconocer que, al menos hasta el momento, esa aplicación esta ofreciendo unos pobres resultados.

En todos los casos existen, como no podía ser de otro modo, una serie de sentencias que que aplican esos derechos a situaciones concretas vinculadas con el mundo del trabajo. Pero sin que ello haya supuesto, como podía esperarse, una transformación real del “modo de estar” de los trabajadores en la empresa, como postulaban ya en los años setenta los juristas italianos que impulsaron el Statuto dei Lavoratori. Es mas, en el fondo seguimos sin saber cómo, qué supuestos y con qué amplitud se aplican estos derechos a las relaciones de trabajo. Y cuándo, por contra, han de sufrir limitaciones o experimentar restricciones en manos de los poderes empresariales.

Lo que ocurre es qué, como es evidente, la afirmación de la vigencia de esos derechos es en realidad un punto de partida antes que propiamente de llegada, ya que, una vez admitida, es preciso resolver el delicado problema de su relación con los deberes asumidos por el trabajador a través del contrato de trabajo. Y en particular con el ejercicio de las facultades empresariales que emanan de él. Unos deberes y facultades cuya capacidad de incidir negativamente sobre el ejercicio de esos derechos es evidente. Y cuya delicada relación con los mismos, sin embargo, no se encuentra adecuadamente tratada y resuelta en la mayor parte de los casos.

Este es el panorama de fondo a partir del cual se construye la obra que tengo la satisfacción de presentar el día de hoy a los siempre tenaces amigos de este cuaderno de notas.

Fruto de la colaboración con mi muy querido colega y amigo César Augusto Carballo a partir de una intervención común en uno de los congresos internacionales organizados en la Isla Margarita por los amigos de la Fundación Universitas de Venezuela, la obra incluye dos estudios complementarios entre sí a través de los cuales los autores profundizamos, primero en la consideración profunda de los derechos fundamentales del trabajador como categoría jurídica, y luego, sobre esta base, en el estudio de la delicada relación entre estos y la libertad de empresa, recurriendo en este último caso al “juicio de ponderación” como “la brújula que permite la navegación a través del piélago de las relaciones” entre ambos.  Es decir, “entre derechos fundamentales inespecíficos del trabajador y libertad de empresa”, como apunta Carlos Palomeque, por cierto creador de la categoría, en el Prologo que ha tenido la amabilidad de preparar para esta obra.

Editado por la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela, el libro incluye también un apéndice en el que se ofrece una amplia selección de sentencias de hasta siete países que permite apreciar los avances que se vienen registrando en la garantía de estos derechos en España y América Latina, pero alerta a la vez del carácter excepcional que por el momento viene teniendo su aplicación. Así como sobre la necesidad de construir herramientas que la hagan posible. Por cierto, no sólo en su faceta defensiva, de no afectación por el empleador, sino fundamentalmente activa, de reformulación del marco contractual para facilitar su ejercicio cuando pueda entenderse que ha de prevalecer constitucionalmente la tutela del interés del trabajador sobre el del empresario.

La obra cuya presentación aquí concluye intenta ofrecer elementos, procurar herramientas y aportar pistas para avanzar en esa deseable dirección.

El sumario del libro “Derechos fundamentales del trabajador y libertad de empresa” de Cesar Carballo y Wilfredo Sanguineti puede ser descargado desde el siguiente enlace:

INDICE – LIBRO derechos fundamentales del trabajador y libertad de empresa CARBALLO SANGUINETI

Más información en:

https://twitter.com/publiucab

 

 

NUEVA PUBLICACIÓN: “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española” (Eds. Cinca, 2014)

La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española-1

La semana próxima se presenta llena de actividades para el autor de esta bitácora, todas relacionadas con el Proyecto de Investigación “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española”, del que funge como director. Así, los días jueves 16 y viernes 17 tendrá lugar en la sede del Consejo Económico y Social de Madrid el ya anunciado Seminario “Experiencias de gestión laboral transnacional y participación sindical en las empresas multinacionales españolas”, en el que se presentarán y someterán al debate los resultados del tercer año de trabajo de nuestro equipo investigador. Además, la víspera del día de inicio del seminario, es decir el miércoles 15, se llevará a cabo en el local institucional del Ilustre Colegio Nacional de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociología la presentación del libro “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española”, que recoge el fruto nuestros dos primeros años de actividad investigadora. Los tenaces amigos de este cuaderno de notas están, como no podía ser de otro modo, invitados a ambas actividades. Entre tanto, y como anticipo de lo que se dirá en la presentación del libro, transcribo a continuación unos párrafos de su Presentación, sin perjuicio de adjuntarla más abajo a texto completo y con el índice de la obra.

tarjetón-invitación

El despliegue internacional de las actividades de las empresas españolas, y en particular de las de mayor dimensión, ha venido acompañado de la creación de un conjunto de herramientas dirigidas a dar respuesta a las muy diversas necesidades de regulación uniforme que, también en el plano laboral, genera el funcionamiento integrado de sus procesos de producción a escala global. De ello da testimonio la profusión de declaraciones de intención, códigos éticos y de conducta, fórmulas de interlocución de ámbito internacional, acuerdos marco y sistemas de verificación del desempeño laboral de contratistas y proveedores, por aludir aquí los ejemplos más relevantes, a la que hemos asistido en los últimos años, expresión sin duda de la asunción por parte de las mismas de un hasta entonces inédito rol normativo, así como de la conversión de los grupos de sociedades y cadenas de producción y suministro que las integran en espacios de regulación laboral transnacional.

La promesa de una gestión de las relaciones de trabajo que esté en condiciones de armonizar rendimiento económico y sociabilidad que se encuentra detrás de la construcción de esta clase de instrumentos, así como la posibilidad de que ésta proyecte sus efectos a lo largo de los grupos de sociedades y las cadenas de producción lideradas por estas empresas, que se extienden en varios de los casos a decenas de países y abarcan centenares de miles de trabajadores, convierte en un imperativo de primer orden el examen de los motivos que conducen a su empleo, las políticas de corporativas que los sustentan, la singular problemática que plantea su aplicación y el impacto que están teniendo allí donde deben ser aplicados.

Estos fueron los objetivos que llevaron en su momento a un grupo de investigadores de cuatro Universidades españolas, una europea y otra americana, lideradas por la Universidad de Salamanca, a impulsar el Proyecto de Investigación “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española y sus instrumentos”, que contando con la financiación de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad (Referencia DER 2011-23190), ha hecho posible la realización de los estudios que se reúnen en este libro. En él se aborda, por primera vez, el estudio sistemático de los instrumentos de gestión laboral transnacional puestos en circulación por las empresas multinacionales españolas a lo largo de la última década, tratando ofrecer, de forma simultánea, una visión longitudinal y transversal de los mismos, que permita apreciar no sólo la identidad de cada uno sino sus múltiples conexiones.

La Presentación del libro “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española” puede ser descargada desde el siguiente enlace:

PRESENTACIÓN – Libro EMN – WSANGUINETI

El Indice del libro “La dimensión laboral de la internacionalización de la empresa española” puede ser descargada desde el siguiente enlace:

INDICE – Libro EMN

El adios de un hombre bueno y un maestro ejemplar: Hector-Hugo Barbagelata

HECTOR HUGO BARBAGELATA

El pasado domingo 13 de abril dejó de estar con nosotros el querido maestro uruguayo Hector-Hugo Barbagelata.

Nada menos que con noventa años, Barbagelata sigió, hasta poco tiempo antes, al frente de sus responsabilidades académicas en la Universidad de la República, siempre atento a las inquietudes de sus alumnos y siempre dispuesto a enseñar y a aprender.

Es mucho lo que puede decirse de él en un momento como éste, ya que sus cualidades personales y su valía intelectual fueron enormes. Yo quiero recordarlo hoy aquí, en mi particular homenaje, como el hombre bueno, amable y generoso que fue. Y citar las siguientes palabras suyas, extraídas de una entrevista que le hizo Hugo Barretto para la Revista de Derecho Social Latinoamérica, que retratan de cuerpo entero su actitud como maestro: 

“En lo que a mi respecta, siempre he considerado que lo que un profesor no puede olvidar es que quienes asisten a sus clases están haciendo entrega de la sustancia de sus vidas, esto es de su libertad y del tiempo de cada uno, que podría emplearse de otra manera y que en cada instante se agota definitivamente. Por tanto, lo principal que tengo presente es que el profesor no tiene derecho a frustrar las legitimas expectativas de quienes le entregan su tiempo, lo cual por su parte está exigiéndole una entrega total a este ministerio”

¡Descansa en paz, querido maestro, al lado de los grandes de nuestra querida escuela uruguaya de Derecho del Trabajo!

A continuación reproduzco para los lectores de esta bitácora, gracias a la amabilidad de su autor, el Discurso de Despedida al Profesor Hector-Hugo Barbagelata pronunciado por el Profesor Hugo Barretto en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República con ocasión de su velatorio en el hall del edificio central de la misma:

“La Decana de la Facultad de Derecho, la Prof. Bagdassarian, me ha encomendado la difícil tarea de despedir al querido Profesor Hector-Hugo Barbagelata.

El desafío mayor radica en el brete de sintetizar, en un mensaje necesariamente breve, una diversidad de intereses intelectuales tan variopintos como los que desplegó Barbagelata en su trayecto vital, que culminó con entusiasmo casi juvenil al promover la creación de la Fundación Electra en homenaje a su esposa.

Barbagelata se destacó, todos sabemos, en varios ámbitos:

a) En el periodístico, fue colaborador del diario Acción y del semanario Marcha, por citar dos medios emblemáticos, siendo parte de la llamada “generación del 45” junto a otros notables ensayistas y escritores como Mario Benedetti, Angel Rama, Carlos Maggi y otros;

b) En el ámbito de la cultura, ejerció la actividad teatral, y fue Director de la Escuela Municipal de Arte Dramático y del SODRE.

Sobre su doble actividad de actor y profesor Barbagelata tiene páginas memorables. En una entrevista realizada para la Revista Derecho Social Latinoamérica dirá que “la actividad de profesor es análoga a la del actor, especialmente si uno piensa en la Commedia dell Arte, esto es, en ese género teatral en el que se improvisa a partir de algunas pautas, y ¿qué otra cosa hace el profesor a partir del esquema que lleva escrito y consulta en la clase o que tiene grabado en la memoria?” 

Y agrega: “mientras el escritor apaga la computadora y se ocupa de otra cosa, el profesor y el actor saben que la función debe continuar. Por eso también todas las funciones son diferentes, en realidad únicas, como lo son cada una de las clases, aunque el tema tratado sea el mismo”.

Finalmente dice que “otro rasgo común es la instantaneidad y lo efímero de la actuación del actor y del profesor. Esta función, ese acto, esa parte, que hoy marchó muy bien, o esa clase que gustó al profesor y que el auditorio sintió que lo enriquecía, no dejan mas que un leve rastro que tiende a desvanecerse muy rápidamente. La suma de estos rastros puede que adquiera la calidad de buen recuerdo en algunos integrantes del público y eso es a lo más que actores y profesores pueden aspirar, aunque unos y otros saben, sabemos, que como dice un personaje de Tennesee Williams la eternidad es una palabra muy larga que no tiene nada que ver con los actores y los profesores”.

c) En el ámbito sindical, decía Barbagelata con satisfacción que fue el segundo asesor con que contó el movimiento sindical uruguayo de mediados del siglo pasado, y en ese orden es recordado su paso por FUECI y su profunda amistad con Pepe D´ Elia, con quien tuvo algunos furtivos encuentros durante la dictadura, casi de cuento policial, cuando ambos estaban proscriptos y vigilados. Gustaba decir, con orgullo no declarado, que nunca había asesorado patrones;

d) En el ámbito político fue subsecretario del Ministerio de Trabajo en el Gobierno de Gestido;

e) En el ámbito universitario tuvo una significación extraordinaria, constituyéndose en uno de los pilares – surgen los nombres de Américo Plá Rodríguez, Oscar Ermida, Helios Sarthou y Osvaldo Mantero – uno de los pilares, decía, de la llamada Escuela Laboralista Uruguaya.

Si difícil es sintetizar la multiplicidad de intereses intelectuales de Barbagelata es mas difícil, paradojalmente, circunscribir cuales fueron sus aportes principales en el terreno aparentemente más reducido del Derecho del Trabajo.

La explicación está en los detalles, decía Walter Benjamin, pero estos son abrumadores en el caso de Barbagelata.

Si hay que optar por dos perfiles de su actividad, parece que debemos referirnos en primer lugar a la revista Derecho Laboral, fundada en 1948 junto al Profesor Francisco de Ferrari y un igualmente joven Américo Plá Rodríguez. La revista ha sido un ejemplo de conducta editorial pluralista y comprometida a la vez; independiente y rigurosa, generadora de una cultura jurídica singular y vehículo de la mejor doctrina nacional e internacional.

El segundo aporte que anotamos es la creación y sostenimiento del posgrado de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en nuestra Facultad de Derecho, así como su cátedra “Evolución de Pensamiento Juslaboralista”, un inédito y erudito repaso de la historia de las ideas del derecho social, felizmente recogido en libro.

Pero el aporte de Barbagelata nunca se ha limitado al plano de lo exclusivamente académico, si lo entendemos como un mero ejercicio, casi diletante, ajeno a los avatares políticos y sociales. No podríamos soslayar hoy y en esta casa, la profundidad de sus convicciones democráticas y republicanas, materializadas en su oposición a la intervención de la Universidad mediante su retiro en 1973 junto a un grupo de colaboradores cercanos, alguno de los cuales felizmente nos acompañan aquí.

En lo cotidiano, lejos de ser un profesor de trato distante o áspero o vanidoso, como corresponde a cierto arquetipo del académico enjundioso, era un conversador y narrador ameno, entusiasta, muy ingenioso, y por su memoria prodigiosa pasaba buena parte de la historia del Uruguay del siglo XX en una especie de crónica salpimentada de anécdotas de figuras tan heterogéneas como Margarita Xirgú, Carlos Quijano, Luis Batlle Berres, Paco Espínola, Rodríguez Andrade y su querido Rampla Juniors F.C..

La lista sería muy extensa, y más de una vez pensé – y lo conversamos con Laura Zúñiga – que esas historias merecían un libro de memorias que Barbagelata nunca quiso escribir.

Esa sabiduría situada fuera de los libros revela una existencia exquisita, y quedará para siempre recluida a los testimonios orales que escuchamos muchos de sus discípulos, haciendo en parte cierto aquel veredicto de un escritor africano cuando dijo “cuando muere un sabio, arde toda una biblioteca”.

Por último, decimos y repetimos que Barbagelata fue un MAESTRO.

¿Cual es el sentido del magisterio de Barbagelata?

¿Qué queremos decir?

Desde mi punto de vista, decir que fue un maestro es retrotraernos al sentido más básico del término: maestro es quien nos enseña a LEER y a ESCRIBIR, y Barbagelata nos enseñó a leer y escribir … el Derecho del Trabajo.

Nos enseñó a leer porque sus recensiones y comentarios a libros y artículos que realizaba en las reuniones del Instituto de Derecho del Trabajo de la Facultad de Derecho – siempre los viernes a las 8 en punto – se convertían en una verdadera lección de ejercicio crítico de la lectura, un ejemplo de cómo tomar un texto no como verdad revelada para repetir lo dicho por la “autoridad”, sino para debatir, discutir y avanzar en la comprensión de la realidad y el estudio del Derecho del Trabajo.

En esas insospechadas lecciones nos enseñaba la importancia del acto de leer, como recordando aquella referencia borgeana de quien se ufana de lo leído mas que de lo que ha escrito.

Barbagelata nos enseñó también a escribir, porque su poética, su estilo de escritura- despojada, seca, concentrada – es también parte de su magisterio. Barbagelata iba a lo esencial, complementando la economía del texto con una escritura en paralelo en las citas al pié de página (nunca al final del artículo), donde desarrollaba muchas veces el discurso principal, o sorprendía con la innovación de un punto de vista provocador. Las citas al pié de página remitían a otros libros o invitaban a otros descubrimientos, eran una ventana abierta, dejando la senda de nuevos caminos para andar, quizá evocando a su admirado Antonio Machado.

El lector Barbagelata y el escritor Barbagelata eran dos caras de un mismo proyecto intelectual, y nosotros en el Instituto de Derecho del Trabajo tuvimos la oportunidad única y definitiva de meternos en el laboratorio del profesor. Y en esa dialéctica lectura/escritura, nos enseñaba la casi intimidad revelada de su lectura silenciosa, transformada en el Instituto en comentarios mordaces, incisivos, sin pretensión alguna de neutralidad (como fue Barbagelata en todas sus cosas).

En definitiva, Barbagelata supo amalgamar todas esas facetas –cultura, política, universidad, sindicatos– en una única, espesa y coherente urdimbre de valores vividos en austera radicalidad.

En la entrevista citada, reconoce que esos diversos menesteres llevan al sujeto “a ver las realidades desde distintos puntos de vista, pues es algo sabido cuan diferente es exponer un tema en la Universidad, asesorar a ese respecto o llevar adelante una línea política. Por mi parte, en todos los casos me esforcé en mantener coherencia entre los dichos y las acciones emprendidas, incluso para determinar cuando era el momento de dar por terminada una etapa y para advertir las incompatibilidades y reconocer la sabiduría sanchopancesca del refrán que nos dice que “no se puede repicar y andar en la procesión”.

Claro, me faltó decir que Barbagelata, además de una forma de leer y de escribir, nos dejó una ETICA para andar en la procesión de la vida.”

Hugo Barretto Ghione

Nota breve sobre el debate en torno al segundo aniversario de la reforma laboral de 2012

ernesto bertani-2

El pasado miércoles 12 de febrero se cumplieron dos años desde la entrada en vigor del Real-Decreto Ley 3/2012, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. La norma que, como es por todos sabido, marcó el inicio de la fase de profundización en la reformulación en clave regresiva de las normas laborales que vivimos actualmente en España.

No era mi intención escribir hoy sobre tan triste aniversario, entre otras cosas porque, tanto las consecuencias que ha tenido la aplicación a lo largo de los dos últimos años de esta norma como mi propia opinión sobre ella, son suficientemente conocidos por quienes tienen la temeraria costumbre de frecuentar este block de notas. Si lo hago ahora es, únicamente, con el deseo de destacar un par de elementos del debate que se ha generado en torno a dicha fecha, al hilo de reflexiones publicadas por otros colegas en bitácoras amigas.

Para empezar, casi todas las intervenciones que se han producido en los últimos días han estado centradas en demostrar que la reforma laboral ha sido un rotundo fracaso, recurriendo para ello a datos estadísticos de todo tipo que demuestran, más allá de toda duda razonable, sus muy negativas consecuencias sobre el empleo, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, y las condiciones laborales. Salarios incluidos, claro está. No obstante, creo que tiene razón mi estimado amigo Miguel Falguera cuando afirma, en un comentario en el blog hermano Metiendo Bulla, que quizá estos datos no sean expresión del fracaso de la operación reformadora, sino más bien de su éxito. Dicho con sus propias palabras: “si las intenciones reales eran abaratar los costos salariales, tanto en materia retributiva como de indemnizaciones por despidos, rebajar el poder del sindicato en la empresa y corregir a la baja las atribuciones de la negociación colectiva, entonces tendríamos que llegar a la conclusión de que la reforma del PP ha sido todo un éxito. Porque esos son, efectivamente, los resultados”.

El anterior comentario pudiera ser atribuido exclusivamente a la maledicencia de su autor, dado que la propia exposición de motivos del Real-Decreto Ley 3/2012 proclama perseguir objetivos opuestos a los que él menciona, si no fuese porque esta misma semana, según publica en una nota aparecida el pasado martes la agencia Europa Press, el actual Ministro de Economía y Competitividad defendió, precisamente, la bondad de la “devaluación interna” favorecida por la reforma laboral de 2012 como instrumento para la mejora de la competitividad de la economía española. El Ministro indicó, en tal sentido, que “sus efectos son más permanentes que los que se lograban devaluando la peseta antes de la llegada del Euro, y sin aumento de inflación”, añadiendo que “ahora es totalmente diferente. Ahora hemos ganado competitividad a través de la devaluación interna, haciéndolo mejor que otros países en términos de costes laborales y sin ningún tipo de efectos secundarios como en el pasado”. A lo que apostilló: “esto va a ser mucho más sostenible”.

Éxito y no fracaso, por tanto, si se valora la reforma, no respecto de los objetivos falsamente proclamados por la norma, sino en función de los realmente perseguidos por sus autores.

¿Solución sostenible?

Otra de las características del debate de los últimos días ha sido, como apunta en su página personal otro muy querido amigo, Antonio Baylos, ha sido la de centrarse de forma casi exclusiva en terreno de los resultados económicos de la aplicación de la reforma. “Sin que asuma”, como apunta el propio Antonio, “un papel relevante la constatación de la destrucción de los derechos individuales y colectivos como un elemento profundamente negativo inducido por la reforma que lesiona y reduce el marco democrático de nuestra sociedad”. Naturalmente, más allá de las cifras, sin duda escalofriantes, éste es el daño auténticamente relevante causado por la reforma laboral de 2012, ya que afecta nada menos que a la esencia de nuestro modelo de sociedad y de convivencia.

“¿Como se cuantifica este daño?”, se pregunta retóricamente el autor para concluir su comentario. No hay cifras que permitan medir el costo que supone. Pero lo que es seguro es que lo pagaremos todos. Y no sólo en términos de estabilidad social y política, además de bienestar. Incluso en términos de eficiencia y competitividad de nuestra economía. Si la política es, según se ha dicho, una cuestión lo suficientemente seria como para no dejarla en manos de los políticos, otro tanto ocurre con los economistas cuando se trata de la ciencia que cultivan. Sobre todo cuando sus decisiones están influenciadas por dogmas de valor cuasi religioso, como ocurre con los tecnócratas que actualmente gobiernan nuestras instituciones, tanto en España como en la Unión Europea.

El post de Miguel Falguera titulado “¿De verdad creen que ha fracasado la reforma laboral?” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

http://lopezbulla.blogspot.com.es/2014/02/de-verdad-creen-ustedes-que-ha-fracaso.html

El post de Antonio Baylos titulado “Los datos de la economía tras dos años de reforma laboral” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

http://baylos.blogspot.com.es/2014/02/los-datos-de-la-economia-tras-dos-anos.html

La nota de prensa de la agencia Europa Press titulada “La mejora de competitividad de España es ahora mucho más sostenible” puede ser descargada desde el siguiente enlace:

http://www.europapress.es/economia/noticia-guindos-sostiene-mejora-competitividad-espana-mucho-mas-sostenible-pasado-20140217121424.html

LIBRO DE INTERÉS: “La negociación colectiva de empresa”, de Juan Gorelli Hernández

LIBRO JUAN GORELLI 2

Llevo nada menos que desde el pasado mes de septiembre, cuando nos encontramos en Sevilla con ocasión de la edición de 2013 del Curso Avanzado en Derecho del Trabajo para Postgraduados, pendiente de presentar a los generosos compañeros de viaje de este modesto cuaderno de notas el libro de mi querido amigo y Catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Huelva Juan Gorelli Hernández titulado “La negociación colectiva de empresa. Descuelgue y prioridad aplicativa de convenio de empresa” (Comares, Granada, 2013, 182 págs.).

Aunque el hecho de tratarse de una nueva monografía de un colega y amigo de la trayectoria de Juan justificaría sin más la realización de dicha presentación, he de decir que en este caso la obra reúne una característica que la dota de especial interés para quienes, como un servidor y confío que buena parte de quienes prestan atención a lo que aquí se escribe, practicamos una aproximación valorativa y crítica a nuestra disciplina.

El libro de Juan no es una más de la variedad de monografías y estudios que llevan a cabo en nuestro medio una aproximación puramente exegética, acrítica por tanto, al régimen jurídico de la negociación colectiva. El autor, desde luego, analiza de manera concienzuda los entresijos de la regulación vigente. Pero, al hacerlo, va más allá del mero ejercicio interpretativo, sin duda legítimo pero insuficiente, examinando también la coherencia de las normas con el conjunto del ordenamiento jurídico, así como su potencial impacto sobre la realidad que a través de ellas se pretende regular. Una opción metodológica que le permite apuntar criterios para la comprensión del sentido y alcances de las instituciones estudiadas que, sin comprometer la finalidad adaptativa que a través de ellas se persigue, que no tiene porqué ser necesariamente considerada ilegítima, hace posible que ésta pueda ser alcanzada sin violentar los principios fundamentales que se sitúan en la base de nuestro sistema jurídico. Y sin desplegar efectos indeseados en la realidad, claro está.

Una buena muestra de ello está representada por el análisis que se lleva a cabo en la obra del tratamiento restrictivo dado por el legislador a la impugnación de los acuerdos de descuelgue convencional, que me permito compartir con los lectores de esta bitácora con la autorización expresa del autor.

Aunque este acercamiento de triple vertiente a las normas laborales ha sido necesario siempre, cobra un particular relieve en un momento como el actual, en el que asistimos a un proceso de deliberado desgaste desde sus mismas bases de nuestras instituciones jurídico-laborales. De allí la pertinencia y el interés de este libro, sin duda de muy recomendable consulta para todos los que tengan interés en aproximarse con sentido crítico a la actual regulación de nuestra negociación colectiva.

El texto de Juan Gorelli “Acuerdo de descuelgue: presunción de la existencia de causa e impugnación del mismo” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

ACUERDO DE DESCUELGUE-PRESUNCIÓN DE EXISTENCIA DE CAUSA E IMPUGNACIÓN-JGORELLI

DERECHO DEL TRABAJO TENDENCIAS CONTEMPORÁNEAS

PERSPECTIVA DERECHO DEL TRABAJOPocos proyectos me han ilusionado últimamente tanto como la preparación del que ahora me permito presentar a los lectores de esta bitácora. Se trata del libro “Derecho del Trabajo. Tendencias contemporáneas”, recientemente aparecido en Lima, adornado por una primorosa edición, bajo el sello editorial GRIJLEY.

El propósito de esta obra ha sido realizar una recopilación y actualización de los trabajos más representativos de mi labor académica a lo largo de la última década, en la que decidí dedicar mi esfuerzo investigador principalmente a la reflexión sobre las transformaciones de los modernos ordenamientos laborales, dispersos hasta el momento en diversas publicaciones y muy parcialmente recogidos en este blog.

El libro recoge un total de diecisiete artículos ordenados en torno a ocho ejes temáticos, a través de los cuales se trata de ofrecer al lector una visión articulada de la incidencia que los cambios operados, tanto al interior del propio ordenamiento jurídico, como en el contexto económico, tecnológico y productivo sobre el que han de operar las normas laborales, están teniendo sobre el nuestra disciplina. Su propóito, sin embargo, no es puramente descriptivo, ya que lo que mediante todos los textos se busca es, igualmente, contribuir desde el análisis a la construcción de repuestas críticas e imaginativas a los principales desafíos que dichos cambios plantean a nuestra disciplina, todas ellas dirigidas a reforzar en la presente etapa histórica su dimensión institucional y el indispensable rol equilibrador que le corresponde jugar.

A continución transcripo para los lectores de esta bitácora el índice de la obra y las referencias necesarias para que quienes puedan estar interesados en ella se pongan en contacto con los editores. La presentación a texto completo va adjunta.

INDICE DE LA OBRA

DERECHO DEL TRABAJO

TENDENCIAS CONTEMPORÁNEAS

 (DIECISIETE ESTUDIOS)

 · Presentación

1. LA HISTORICIDAD DEL DERECHO DEL TRABAJO COMO PREMISA

· “El Derecho del Trabajo como categoría histórica”

2. UNA NUEVA FASE EN LA CONSTITUCIONALIZACIÓN DEL DERECHO DEL TRABAJO

· “Derechos de la persona y libertad de empresa en la era del equilibrio flexible entre derechos”

· “Derechos fundamentales del trabajador y poderes empresariales: el juicio de ponderación”

3. LAS RELACIONES DE TRABAJO EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN

· “El teletrabajo: notas sobre su calificación y régimen jurídico”

· “El poder de dirección frente a las transformaciones económicas, tecnológicas y productivas”

· “El desafío de la transnacionalización del empleo: teletrabajo, nuevas tecnologías y dumping social”

4.  NUEVOS PARADIGMAS ORGANIZATIVOS: LA EMPRESA RED Y EL DERECHO DEL TRABAJO

· “Efectos laborales de la subcontratación de actividades productivas”

· “Un nuevo tipo de reforma laboral en América del Sur: la regulación de la subcontratación de actividades productivas”

· “Las transformaciones del empleador y el futuro del Derecho del Trabajo”

5. TRANSFORMACIONES DE LAS RELACIONES COLECTIVAS DE TRABAJO

· “Los sistemas de negociación colectiva y sus transformaciones”

· “El nuevo rostro de las medidas de autotutela patronal”

6. NUEVOS ESCENARIOS, NUEVAS HERRAMIENTAS

· “La tutela de los derechos fundamentales del trabajo en las cadenas de producción de las empresas multinacionales”

· “Los alcances de la responsabilidad social de las empresas multinacionales: del grupo a la cadena de producción”

· “Eficacia jurídica de los productos de la acción sindical transnacional”

7. ¿ACABARÁ LA GLOBALIZACIÓN CON EL DERECHO DEL TRABAJO?

· “La deconstrucción del Derecho del Trabajo de base nacional en la era de la globalización: ¿un devenir inevitable?

· “Globalización, derechos fundamentales del trabajo y ciudadanía social”

8. EPILOGO: ¿LA INVERSIÓN DE UNA TENDENCIA?

· “La evolución del Derecho del Trabajo en Europa y América Latina: un diálogo en divergencia”

DISPONIBLE EN:

Editora y Librería Jurídica Grijley

Jr. Azángaro 1075, Oficina 207

Teléfono 51.1.337.5252

info@grijley.com

http://grijley.com/index.php?route=product/product&path=92&product_id=82

LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE WILFREDO SANGUINETI “DERECHO DEL TRABAJO. TENDENCIAS CONTEMPORÁNEAS” PUEDE SER DESCARGADA DESDE EL SIGUIENTE ENLACE:

PRESENTACION-Derecho del Trabajo. Tendencias contemporaneas-WSANGUINETI

Carlos Palomeque y la razón de ser del Derecho del Trabajo

2 - Doctor-Honoris-Causa-Dr-Palomeque-2g

Reflexiones en homenaje al maestro con ocasión de su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de San Marcos

Muchas veces me he preguntado qué es lo que hace que una escuela de pensamiento, y en particular una escuela laboralista, pueda ser considerada verdaderamente tal. Desde luego, ni la confluencia de intereses en torno a un espacio de poder académico, ni la vocación de operar colectivamente con el fin de conseguir más beneficios en el reparto de los presupuestos y las plazas dentro de la Universidad, a los que estamos tan acostumbrados, justifican que se atribuya tan noble denominación a quienes de tal modo actúan.

Por el contrario, creo firmemente que, al menos en la Universidad, sólo se puede hablar con corrección de una escuela cuando quienes la integran comparten una visión común y original sobre el fundamento de la disciplina científica que cultivan y el método a partir del cual es posible aproximarse a su conocimiento, enseñanza y aplicación.

Pues bien, si lo anterior es correcto, pocos de los núcleos de trabajo que actúan en nuestras Universidades merecen con propiedad ser calificados como escuelas. Yo tengo la fortuna y la satisfacción de pertenecer a uno de ellos: la escuela laboralista construida en la Universidad de Salamanca alrededor de la figura y la obra de Carlos Palomeque.

¿Por qué creo que es posible reclamar para nuestro grupo la calificación, tan esquiva, de escuela laboralista?

La respuesta se encuentra en la comprensión original, materialista y crítica a la vez, del ser de nuestra disciplina, su función social y el papel que como juristas nos corresponde frente a ella que le sirve de soporte. Una comprensión, sin embargo, que no es fruto de una labor colectiva, sino del esfuerzo y la reflexión del maestro de todos los que la integramos.

Más allá de sus múltiples aportaciones de carácter singular, lo que hace original e irrepetible la obra de Carlos Palomeque es la aportación de una explicación del fundamento, la razón de ser o función histórica del Derecho del Trabajo vinculada de manera directa con los acontecimientos que se encuentran en su origen, y en particular a la puesta en marcha de una singular operación política de legitimación del sistema social y su orden económico, dirigida a conseguir la integración o juridificación del conflicto estructural de intereses entre capital y trabajo asalariado a través de la construcción de soluciones normativas dirigidas a la consecución de un equilibrio estructural, por cierto flexible e históricamente cambiante, entre la preservación en manos de los empresarios de los poderes contractuales necesarios para la explotación de la fuerza de trabajo y la tutela de la posición de los trabajadores a ellos sometidos.

Naturalmente, si el Derecho del Trabajo es “un hecho político social ligado a la estructura que lo produce”, en palabras del propio Carlos Palomeque, la “indagación científica de sus términos” deberá orientarse hacia “la adquisición del conocimiento jurídico-laboral en su contexto socio-histórico sustancial”. Una tarea compleja pero indispensable que comporta una vía metodológica plural de aproximación a la disciplina, basada en un “triple canal sucesivo” de recopilación de información: la suministrada por las normas laborales y las categorías elaboradas a partir de ellas; la proporcionada por las circunstancias políticas, económicas y sociales que están en la base de su gestación y rodean su aplicación; y, finalmente, la determinada por el complejo de valores que debe realizarse a través de la normatividad, recogido en la Constitución.

El resultado de ello es, como salta a la vista, una visión holística, poliédrica o total de las instituciones jurídico-laborales, basada en la coordinación de tres perspectivas de análisis distintas: la de su validez, la de su eficacia y la de su legitimidad.

Naturalmente, a este completo planteamiento subyace una visión del papel del jurista como algo más que un “triste técnico neutro”, cuya función es solamente la de dar claridad y coherencia a la voluntad política manifestada a través del Derecho positivo. Más bien como un sujeto crítico, al que corresponde también el análisis de la legitimidad de los intereses protegidos por las normas, la valoración de su efectividad, y la propuesta, en su caso, de nuevas soluciones y modelos normativos.

El pensamiento de Carlos Palomeque aporta, de este modo, una nueva y lúcida perspectiva sobre la esencia de nuestra disciplina, la manera más adecuada de acceder al conocimiento de sus términos y nuestro propio rol frente a ella.

Que la Universidad Nacional de San Marcos, Universidad decana del Perú y de América e hija de la Universidad de Salamanca, a partir de la atinada propuesta del profesor Leopoldo Gamarra, haya tenido a bien otorgar a Carlos Palomeque el pasado 23 de noviembre la distinción de Doctor Honoris Causa, incorporándolo así a su ilustre claustro, constituye, por todo ello, un más que justificado reconocimiento a quien ha sabido elevarse y ver más allá de las procelosas y contingentes mutaciones a las que el Derecho del Trabajo está constantemente sometido y ofrecer una convincente explicación de conjunto para todas ellas. Un privilegio al alcance solamente de las mentes elevadas y los espíritus con altura de miras.

¡Enhorabuena, querido y admirado maestro!

El discurso pronunciado por Carlos Palomeque con ocasión de su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, titulado “La forja de dos Universidades”, puede ser decargado desde el siguiente enlace:

DISCURSO DE CARLOS PALOMEQUE – DOCTORADO HC UNMSM

DERECHO DEL TRABAJO. NUEVOS ESCENARIOS

A propósito de mi último libro

Es para mi una gran satisfacción presentar a los lectores de esta bitácora mi última publicación. Se trata del libro “Derecho del Trabajo. Nuevos escenarios”, editado en San José de Costa  Rica por Investigaciones Jurídicas S.A.

La obra, que recoge seis textos dedicados al anáisis de las transformaciones más recientes de nuestra disciplina, vio la luz el pasado 10 de octubre, siendo presentada en el Congreso Internacional de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social celebrado en esa ciudad, en el que tuve la fortuna de participar.

A continuación transcribo la presentación de la obra y el índice de sus contenidos, así como las referencias necesarias para que, quienes estén interesados, puedan ponerse en contacto con los editores.

PRESENTACIÓN

Uno de los espacios más apasionantes de reflexión que se ofrecen a los estudiosos de la disciplina jurídica de las relaciones de trabajo es el relativo a la incidencia que sobre la misma tienen las transformaciones operadas en las últimas décadas, tanto al interior del propio ordenamiento jurídico, como en el contexto económico, tecnológico y productivo sobre el que ésta ha de operar.

La emergencia de fenómenos de tanto relieve como la cada vez más intensa influencia de los derechos, principios y valores constitucionales sobre la vida social, el impacto de la revolución tecnológica e informática, todavía en marcha, sobre las relaciones de trabajo, los cambios operados en los paradigmas tradicionales de organización de las actividades empresariales, la cada vez más intensa internacionalización de la producción a escala global o, en fin, el proceso de globalización económica, a estas alturas seguramente irreversible, imponen, desde perspectivas diversas, desafíos de gran trascendencia a los ordenamientos laborales, en su mayor parte inéditos hasta ahora.

La selección de artículos que recoge la presente obra busca ofrecer a quienes se acerquen a su lectura, tanto una visión articulada de la incidencia que están teniendo dichas transformaciones sobre el marco institucional del Derecho del Trabajo y los retos que para éste suponen, como un inventario de posibles respuestas a los mismos. Todo ello intentando adoptar, en la medida de lo posible, un punto de vista general, no circunscrito a la exclusiva perspectiva de un ordenamiento jurídico en particular.

Si tuviese que sintetizar en pocas palabras el propósito que anima todos los textos aquí recogidos, diría que no es otro que el de tratar de contribuir, desde el rigor del análisis y la confianza en los valores que estuvieron en la base de su nacimiento, a que el Derecho del Trabajo siga cumpliendo en la presente etapa histórica, llena de incertidumbres pero a la vez de promesas, su inestimable misión al servicio de la plasmación efectiva en nuestras sociedades de los valores de justicia e igualdad.

INDICE DE LA OBRA

 

Presentación

 

1. “Derechos fundamentales de la persona del trabajador y poderes empresariales en la era del equilibrio flexible entre derechos”

 

2. “Una forma peculiar de aplicación de las nuevas tecnologías a las relaciones de trabajo: el teletrabajo”

 

3. “Subcontratación de actividades productivas y derechos laborales”

 

4. “El nuevo rostro de las medidas de autotutela patronal”

 

5. “La tutela de los derechos fundamentales del trabajo en las cadenas de producción de las empresas multinacionales”

 

6. “La ‘deconstrucción’ del derecho del trabajo de base nacional en la era de la globalización: ¿un devenir inevitable?”

Disponible en:

Investigaciones Jurídicas S.A.

Correo electrónico: ventas@investigacionesjuridicas.com

Teléfonos: (506) 2226-8320 / 2226-6433

Apartado Postal: 631-2010 Zapote (Costa Rica)

Oscar Ermida o la dignidad del laboralismo latinoamericano

El pasado 28 de junio nos reunimos en Montevideo laboralistas de nueve países americanos y europeos para participar en un Seminario organizado por el Instituto de Derecho del Trabajo de la Universidad de la República y la Fundación Electra en memoria de nuestro querido y admirado colega Oscar Ermida, al cumplirse un año de su fallecimiento.

El Seminario, que llevó por título “Meditaciones sobre el Derecho del Trabajo y las relaciones laborales”, estuvo dedicado a la reflexión sobre la actualidad y la proyección de futuro del pensamiento de Ermida, tomando como punto de partida uno de sus últimos trabajos, titulado en su versión original “Protección, igualdad, dignidad, libertad y no discriminación”, en el que se presenta su visión de los fundamentos de nuestra disciplina. 

Una visión, por cierto, como fue destacado de forma reiterada a lo largo de la reunión, dentro de la cual ocupa un lugar esencial la tutela de la esfera personal del trabajador, comprometida de lleno en el intercambio contractual, y no sólo la compensación de la situación de desigualdad socioeconómica en la que se encuentra frente al empresario.  

El anterior es un planteamiento que conduce, como apunta Oscar en su trabajo, a situar en el núcleo de la fundamentación del Derecho del Trabajo, al lado del valor igualdad, a otros valores de clara vocación personalista, como son los de libertad y de preservación de la dignidad de la persona, en claro contraste con quienes postulan una aproximación a su razón de ser centrada exclusivamente en la función compensadora de las normas laborales.

¿Cuáles son las consecuencias de esta visión en clave “humanista” de las bases de sustentación del Derecho del Trabajo?

Mi intervención en el Seminario estuvo dedicada, precisamente, a analizar la proyección de aquel valor que nuestro querido Oscar supo encarnar mejor que nadie con su vida, su figura y su ejemplo: la dignidad de la persona.

Como tributo a la memoria de Oscar Ermida me complace poner a disposición de los lectores de este blog, tanto el texto manuscrito de mi intervención como el original del trabajo en el que ésta se basa, en este último caso gracias a la generosidad de la familia del autor, que ha autorizado su publicación en este medio.

El artículo de Oscar Ermida “Protección, igualdad, dignidad, libertad y no discriminación” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

PROTECCION IGUALDAD DIGNIDAD LIBERTAD Y NO DISCRIMINACION – OERMIDA 

La versión manuscrita de la intervención de Wilfredo Sanguineti, titulada “Oscar Ermida o la dignidad del laboralismo latinoamericano”, puede ser descargada desde el siguiente enlace:

MANUSCRITO – ERMIDA O LA DIGNIDAD DEL LABORALISMO LATINOAMERICANO – WSANGUINETI

Oscar y nosotros, que tanto lo quisimos …

El pasado martes 7 de junio se produjo la trágica noticia que en el fondo de nuestros corazones albergábamos la ilusión de que nunca tendría lugar: Oscar Ermida partió de entre nosotros, como consecuencia de una cruel y fulminante enfermedad. Oscar fue como un padre para muchos de nosotros, los laboralistas latinoamericanos formados a lo largo de las últimas décadas del siglo XX, además de una gran persona y un jurista inmenso. Será imposible llenar el vacío que va dejar. No obstante, entre todos haremos lo posible para que siga con nosotros a través de la continuidad de sus ideas y sus proyectos.

El anterior es un empeño del que quisiera dar testimonio en esta bitácora, ya en estos momentos de enorme tristeza, compartiendo con sus lectores los dos artículos que sobre la incidencia de la globalización sobre el Derecho del Trabajo, me remitiera Oscar en el ya lejano año 2002 con el fin de que incluyese uno de ellos, a mi elección, en el volumen colectivo Globalización económica y relaciones de trabajo cuya edición me encontraba preparando conjuntamente con el profesor Agustín García Laso. Finalmente, la obra vería la luz al año siguiente bajo el sello de Ediciones Universidad de Salamanca incluyendo el texto titulado “Derechos laborales y comercio internacional”.

El texto del artículo de Oscar Ermida Uriarte “Derechos laborales y comercio internacional” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

DERECHOS LABORALES Y COMERCIO INTERNACIONAL – OSCAR ERMIDA

El texto del artículo de Oscar Ermida Uriarte “Globalización y relaciones laborales” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

 GLOBALIZACION Y RELACIONES LABORALES – OSCAR ERMIDA

El segundo año de este blog

 

Van Gogh, El final del día, 1888

 

En fechas próximas este blog cumplirá su segundo año de existencia, primero de funcionamiento a pleno rendimiento con su configuración actual. Este aniversario coincide el inicio del periodo vacacional, del que me dispongo a disfrutar. No obstante, antes de hacerlo creo que es una buena idea escribir unas líneas sobre el significado que esta experiencia tiene para su autor. Sigo aquí el ejemplo de la bitácora hermana Según Baylos, que en días pasados ha publicado un post semejante (véase: http://baylos.blogspot.com/2010/07/un-ano-de-visitas-julio-2009-julio-2010.html).   

 La intención que animó en su día su creación, no me cansaré de repetir que por sugerencia y con el apoyo de los amigos de PLADES, fue construir un repositorio digital, a partir del cual fuese posible el acceso de mis trabajos para los colegas peruanos que no disponían de las revistas especializadas en las que habían sido publicados. La experiencia me ha demostrado, sin embargo, que este blog no sólo es útil por la información que recoge y busca hacer accesible, sino también -y muy especialmente- como herramienta para la crítica, el debate y la construcción de ideas.      

Para alguien acostumbrado a escribir para un público indeterminado, compuesto en principio por una reducida comunidad de académicos, con larguísimos plazos de espera entre la terminación de los trabajos y su publicación, y sin posibilidad de conocer sino de manera muy mediatizada impacto de lo escrito u obtener algún tipo de respuesta, disponer de una herramienta como ésta, donde la reflexión es viva y actual, se difunde entre aquellos a los que interesa de manera inmediata y directa, además de gratuita, y se abre al debate, la crítica y los comentarios de todos los que acceden a ella, constituye una auténtica revolución. Quizá la experiencia más estimulante y renovadora que he vivido en los últimos años. Desde este punto de vista, este blog no es para mí sólo es un espacio de construcción de ideas, sino también un espacio de construcción personal.      

Algo que sin duda ha estimulado esta transformación ha sido el interés de los lectores. El contador de visitas nos dice, así, que en el último año las páginas de este blog han sido vistas 39.875 veces, con un promedio de 3.322 vistas por mes y 109 al día. Y que los meses de abril, mayo y junio han sido especialmente activos, lo mismo que en el caso de Según Baylos, registrándose en el segundo 8.209, de las que 497 se concentraron el 25 de ese mes, el más activo de todos. Esta acogida me ha permitido, debo confesarlo, tomarle el pulso a mi trabajo y reconciliarme con la idea de que se trata de una labor socialmente útil.      

Que los visitantes no sólo provengan de España sino de diversos países de América Latina, por lo demás, me ha servido para comprobar que la idea de que esta herramienta sirviese de “puente” para vincular la reflexión laboralista de “ambas orillas”, haciendo más reales los propósitos que en su día me convencieron de la utilidad de mi opción universitaria española, tenía sentido. Naturalmente, una deuda importante para este resultado la tengo con los blogs y revistas digitales que enlazan con éste (Antonio Baylos, Antonio Álvarez del Cubillo, José Luis López Bulla, Miguel Ángel Falguera, Hugo Aldave Herrera, Cesar Toledo Corsi, María Piedad López-Romero,  los Talleres Javillier y Manzanilla de la Universidad de San Marcos, principalmente).      

Con todo, lo fundamental ha sido constatar que existe, en ambas orillas, un interés creciente por una lectura del Derecho del Trabajo en clave garantista y crítica como las que desde aquí se sostiene. Y comprobar que éste puede constituir un medio especialmente útil para avanzar en la construcción social de ese discurso alternativo mediante la reflexión compartida y el debate, tanto entre los blogs hermanos como con sus lectores. Es más, quizá desarrollar esa interacción sea el desafío más importante de este blog.   

 Tampoco este blog cierra en agosto. Pero su autor advierte que dedicará el espacio que el período vacacional le permita a renovar su estructura interna. En particular las secciones mis artículos y mis libros. A la vuelta, en septiembre, nos esperan, al menos en España, acontecimientos sin duda estimulantes.    

  

Luis Brihuega, Sociedad Trabajo Explotacion. 1960-1965