El (silente) debate sobre la crisis económica actual y el Derecho del Trabajo

La "pirámide del capitalismo", según un cartel del sindicato histórico IWW

Por sorprendente que parezca, el de la relación entre la actual crisis económica y el Derecho del Trabajo no es un tema que haya sido objeto de especial atención por parte de la literatura especializada. La cuestión está, sin duda, presente todos los días en los medios de comunicacion, pero como parte del debate político y social, no de la discusión académica. Antes bien, los textos sobre tan decisiva cuestión escasean en las revistas especializadas, no siendo demasiados los académicos que han puesto sus reflexiones por escrito. 

¿Cual puede ser la explicación de tan llamativo silencio, frente a la avalancha de escritos que caracterizaron la reflexión sobre la crisis precedente? 

Posiblemente haya que buscarla en la naturaleza de la crisis actual, por completo alejada, tanto en el diagnóstico de sus causas como en la determinación de las soluciones, de la crítica al intervencionismo estatal o colectivo en las relaciones de trabajo, a diferencia de lo que ocurrió con la anterior, donde ambos ubicados nada menos que en su raíz. En la actualidad el Derecho del Trabajo no se encuentra bajo sospecha. Y, por tanto, mal se haría en proponer modificaciones de fondo en su diseño institucional al abrigo de la crisis. Esto se parece demasiado a las propuestas interesadas de algunos sectores económicos como para que pueda ser asumido por quienes se dedican con seriedad al estudio de estos temas, incluso cuando se participa de posiciones próximas al sector empresarial Es estos casos, parece más razonable -y, por cierto, también más cómodo- moverse en el terreno de la micro propuesta, postulando la adopción de concretas medidas de adaptación, mejor si de carácter coyuntural. 

Una reflexión sobre el papel del Derecho del Trabajo en el actual escenario me parece,  con todo, necesaria. No para responder a un discurso “culpabilizador” que esta vez no ha calado. Sino para poner de manifiesto cómo, aunque sigue siendo cierto que, como puso de manifiesto Hugo Sinzheimer hace ya ocho décadas, “el Derecho del Trabajo no tiene una existencia aislada”, ya que “se alimenta de la economía” y “sólo puede tener contenido si existe una economía que asegure las condiciones de vida del trabajo”, la protección laboral, si es enfocada de forma adecuada, compatibilizando la garantía de un núcleo básico de derechos a los trabajadores con herramientas que permitan a las empresas una gestión flexible de sus necesidades, no sólo no puede ser considerada una traba para el crecimiento económico, sino que constituye un componente ineludible para el desarrollo eficiente, equilibrado y sostenible de todo sistema productivo, el cual no puede estar basado sino en la potenciación de las capacidades y el compromiso del factor trabajo. En consecuencia, aunque puedan adoptarse medidas de coyuntura y éstas puedan eventualmente imponer algún retroceso en la protección, a medio y largo plazo, no sólo no es justo desprenderse de la tutela que ofrecen las normas laborales, sino que tampoco es conveniente. 

Sobre éste y otros temas conexos tuve la ocasión de reflexionar a propósito de invitación que me formuló la Fundación para la Paz y la Democracia (FUNPADEM), a través de Rodolfo Piza y el Proyecto “Cumple y Gana”, para participar en el Seminario Internacional sobre “Retos del Derecho del Trabajo y la Inspección Laboral en Centroamérica y República Dominicana”, que se celebró en San José de Costa Rica entre el 22 y el 23 de septiembre de 2009. El resultado fue la conferencia “Los retos del Derecho del Trabajo hoy (con el telón de fondo de la crisis económica)” cuyo texto pongo a disposición de los lectores de este blog. 

El texto de la conferencia “LOS RETOS DEL DERECHO DEL TRABAJO HOY (CON EL TELÓN DE FONDO DE LA CRISIS ECONÓMICA)” puede ser descargado desde el siguiente enlace: 

LOS-RETOS-DEL-DERECHO-DEL-TRABAJO-Y-LA-CRISIS-ECONOMICA-conferencia-CR-WSANGUINETI

Para más información sobre el SEMINARIO “RETOS DEL DERECHO DEL TRABAJO Y LA INSPECCIÓN LABORAL EN CENTROAMÉRICA Y REPÚBLICA DOMINICANA”, véase: 

http://www.facebook.com/note.php?note_id=158621948670    

 

LA visión de El Roto sobre las causas de la actual crisis

   

 

La reforma del mercado de trabajo en España: primeros documentos

Ferand Leger, The Builders (1950)

 

El debate sobre la reforma del mercado de trabajo en España ha dado lugar en los últimos días a dos importantes instrumentos. De un lado, el Documento “LÍNEAS DE ACTUACIÓN EN EL MERCADO DE TRABAJO PARA SU DISCUSIÓN CON LOS INTERLOCUTORES SOCIALES EN EL MARCO DEL DIÁLOGO SOCIAL”, puesto en circulación por el Gobierno luego de su discusión en el Consejo de Ministros del pasado viernes 6 de febrero, y del otro el “ACUERDO PARA EL EMPLEO Y LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA 2010, 2011 Y 2012”, adoptado por los agentes sociales el lunes 8.   

Dado su interés y novedad, he pensado que podría ser una buena idea poner ambos documentos en texto completo a disposición de los lectores de este blog.  

El Documento “LÍNEAS DE ACTUACIÓN EN EL MERCADO DE TRABAJO PARA SU DISCUSIÓN CON LOS INTERLOCUTORES SOCIALES EN EL MARCO DEL DIÁLOGO SOCIAL” puede ser descargado desde el siguiente enlace: 

http://www.nuevatribuna.es/noticia.asp?ref=28052  

El “ACUERDO PARA EL EMPLEO Y LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA 2010, 2011 Y 2012”, puede ser descargado desde el siguiente enlace:  

ACUERDO NCOL 2010-2012  

ADDENDA:   

El texto del “ACUERDO PARA EL EMPLEO Y LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA 2010, 2011 Y 2012” publicado en el  BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO puede ser descargado desde el siguiente enlace:   

http://www.boe.es/boe/dias/2010/02/22/pdfs/BOE-A-2010-2844.pdf  

ADDENDA II:   

Se añade a esta entrada el texto del nuevo documento de trabajo “DIÁLOGO SOCIAL SOBRE ACTUACIONES DEL MERCADO DE TRABAJO” presentado por el Gobierno a los agentes sociales el 12 de abril de 2010.Este documento puede ser descargado desde el siguiente enlace:   

Documento de trabajo DS MT 12-04-10    

ADDENDA III    

Se agrega a esta entrada el documento “BORRADOR DE LAS MEDIDAS SOBRE EL MERCADO DE TRABAJO”, puesto en circulación por el Gobierno el pasado 12 de junio de 2010. Este documento puede ser descargado desde el siguiente enlace:  

http://www.tt.mtin.es/periodico/laboral/201006/Borrador_Medidas.pdf 

SIDI MOHAMED BARKAD: “La lucha de clases se ha trasladado al interior de cada trabajador”

 

Robert Cukier, Chaplin Plástico (Tiempos Modernos)

Bajo este sugestivo título, el Diario El País Publicó el pasado martes 26 de enero, una entrevista a Sidi Mohamed Barkat, Profesor del Departamento de Ergonomía y Ecología Humana de la Universidad de la Sorbona, en la que éste analizaba, con una lucidez sin duda notable, la influencia que están teniendo las nuevas técnicas de gestión de personal, y en particular el auge de los sistemas de evaluación individualizada de la productividad y el rendimiento, sobre los trabajadores. La transformación del trabajador en una suerte de “empleador de sí mismo”, a cuyo cuerpo su yo consciente exige ahora una serie de resultados cuya imposición corría antes a cargo del empleador, constituye a juicio de este autor la consecuencia más palpable de este cambio trascendental, cuyo efectos destructivos sobre la personalidad los podemos apreciar en toda su magnitud a través de la ola de suicidios ocurridos en grandes empresas francesas en los últimos meses, de los que se ha dado cuenta en este blog en una entrada publicada el pasado 16 de enero.

A CONTINUACIÓN LA ENTREVISTA:

“El trabajador ha sido transformado en una especie de empleador de sí mismo. El sujeto emplea al cuerpo. La lucha de clases se ha trasladado al interior del individuo”. La serie de suicidios ocurridos en Francia en los lugares de trabajo sería una de las consecuencias de esta nueva organización del trabajo. Ésta es la tesis que sostiene el filósofo Sidi Mohamed Barkat (Tlemcen, Argelia, 1948), profesor e investigador del Departamento de Ergonomía y Ecología Humana de la Universidad de la Sorbona, que ayer pronunció una conferencia en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona sobre El futuro del trabajo.

Barkat, que fue director del Colegio Internacional de Filosofía de París combina su condición de académico en la más pura tradición de la excelencia francesa, con sus orígenes argelinos, lo que le ha permitido investigar en el campo de las identidades de los individuos y hurgar sin trabas en la memoria de la colonización o el terror como arma política. Los franceses contra el terror de Estado. Argelia 1954-1962 y Les artifices du pouvoir colonial et la destruction de la vie (Éditions d’Amsterdam, 2005), son dos de sus obras más importantes. Actualmente estudia los cambios sustanciales que se están produciendo en la organización del trabajo y los conflictos que generan.

Pregunta. ¿El fordismo, la organización del trabajo surgida del sistema de producción en cadena creado por Henry Ford, ya no rige nuestras sociedades?

Respuesta. Los sindicatos se batían por reducir el número de horas y aumentar los salarios y, en menor medida, controlaban las condiciones de trabajo, pero no tocaban lo que pasaba dentro del trabajo. Un sistema que ha permitido el desarrollo de la sociedad de consumo, el crecimiento económico, pero que no ha tratado la cuestión de la existencia, de la respiración.

P. ¿Dónde respiraban?

R. Los trabajadores respiraban fuera del trabajo. Con el dinero se podía acceder al mundo, se podía entrar en una comunidad -la comunidad nacional-, un mundo -la civilización- y un espacio -el territorio del país-. Eran objetos de amor y conformaban la identidad.

P. Ahora ya no respiran…

R. La nueva organización del trabajo ha cambiado este relato y los suicidios son el grito desesperado de los trabajadores que sucumben. El Gobierno buscó una razón para los suicidios y los atribuyó a problemas personales. Para mí son un grito de revuelta ante una situación que nos desborda y de la que no podemos escapar; el suicidio abre una brecha para poder tomar el aire, es una cuchillada, como lo fue realmente en el caso de un trabajador de France Télécom que en medio de una reunión se clavó un cuchillo en el abdomen. El que se suicida nos convoca para ver lo que los demás no vemos. Nuestra civilización no es consciente de que está produciendo muertos vivientes, zombis.

P. ¿Se trata de una cuestión de productividad? ¿Cuál es el factor determinante de este cambio?

R. La evaluación individualizada de la productividad crea una división en el interior de la persona. El trabajador ha sido transformado en una especie de empleador de sí mismo. En algunos sectores, ciertamente, se le ha concedido un grado considerable de autonomía, e incluso se puede decir que es más libre. Pero lo que sucede es que una parte de sí mismo -el sujeto- va a emplear a la otra parte -el cuerpo- y le va a pedir una serie de cosas. Si los objetivos que se impone son muy elevados, el sujeto puede pedirle al cuerpo tal vez lo imposible y es así como el cuerpo va a trabajar, no sólo en la empresa, sino fuera de la empresa; por ejemplo, pidiendo al marido o a la esposa que le ayude; formándose a su propio coste. El trabajo ha desbordado completamente su esfera para invadir la esfera de lo privado. Incluso a los trabajadores se les regala material como ordenadores, teléfonos, etcétera.

P. ¿Para ayudarles a trabajar?

R. En realidad para ayudarles a transportar su trabajo fuera del espacio de su trabajo. Ahí es donde empieza el conflicto entre el sujeto que ordena y el cuerpo que obedece. El cuerpo pensante, que es flexible y ligero, no puede serlo más que manteniendo una cierta economía vital; si se le empuja demasiado lejos, es como una máquina a la que se le pide más de la cuenta y se rompe. En lugar de producir ligereza e invención produce pesadez

P. ¿De dónde viene esta contradicción?

R. De las nuevas técnicas de gestión empresarial. Se dijo que los trabajadores ya no tenían razones para sentirse enfrentados al capital; se dijo: hemos hecho del asalariado su propio patrón, ya no hay lucha de clases. Pero el capital -ahora en forma de capital financiero- y el trabajo siguen estando ahí y el conflicto se ha trasladado.

P. ¿Dónde se ha trasladado el conflicto?

R. Hemos trasladado el antagonismo social al interior del individuo. El conflicto social estaba regulado por las negociaciones entre la patronal y los sindicatos, por las reglamentaciones etcétera y por lo que antes definíamos como la comunidad nacional, la identidad…, pero ahora el conflicto está dentro del individuo, y este conflicto es el que lleva a explotar, el suicidio. Se puede hablar de acoso laboral, de jefes malvados, y es cierto, esto está ahí y hay que denunciarlo, pero no es eso lo que sucede dentro de este individuo que se suicida, no es el patrón, es él mismo. No hay manera de establecer una mediación entre uno y uno mismo.

P. ¿Cuál sería el sistema?

R. La cuestión fundamental es cómo se hace correr a la gente. Si usted sólo quiere simplemente trabajar, no le darán ese empleo. Por esto se busca sólo a jóvenes, a gente que cree en esa idea de que son ganadores y no perdedores y que están dispuestos a comprometerse en el éxito, que están por la acción; gente que quiere moverse… El movimiento es el elemento determinante. El segundo elemento es la polivalencia y la reestructuración, lo que supone sustituir la existencia. Pero esta misma regla permite que la empresa diga regularmente que no hacen suficiente. La gente corre para atrapar, no sólo el salario, no sólo el reconocimiento, corre por el simple hecho de correr. Cuando se corre se crea un hilo y si uno se para, el hilo se rompe. Correr es trazar una línea. Esta línea no existe. Sólo existe cuando se corre.

EL PAIS, martes 26/1/2010

J. M. MARTÍ FONT – Barcelona – 26/01/2010

¿Rígido o flexible?

Dalí, Reloj blando

El pasado 22 de octubre se celebró en el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Valladolid una Jornada sobre “Flexiseguridad y Mercado de Trabajo en la Unión Europea”, organizada por la colega, además de querida amiga, María Piedad López-Romero. Dentro de esta actividad, se me encomendó la ponencia titulada “Flexibilidad y seguridad en el sistema español de relaciones laborales: un balance crítico”. Este encargo tenía por objetivo discutir en qué medida en el caso español se cumple o no el presupuesto sobre el que se estructura la propuesta del Libro Verde de la Comisión Europea “Modernizar el Derecho Laboral para afrontar los retos del Siglo XXI” (COM 2006,  708 final). Es decir, la asusencia de instrumentos que permitan a las empresas una gestión flexible de su personal, capaz de adaptarse a los cambios que puedan producirse en su entorno económicio, tecnológico, organizativo o productivo.

¿Prevé el ordenamiento español tales instrumentos o es preciso modificarlo para introducirlos? ¿Es, en suma, rígido o flexible? Éstas son las preguntas a la que intenté ofrecer respuesta a través de la ponencia pongo a disposición de los lectores de este blog al final de esta nota.

La respuesta puede, en todo caso, anticiparse. Por más que puedan ser objeto de críticas de detalle y requieran seguramente de reformas para ser más operativos, es difícil entender que el ordenamiento laboral español no ha hecho un importante esfuerzo por dotar a los empresarios de medios que les faciliten una administración del personal a su servicio acorde con las cambiantes necesidades del medio en el que se desenvuelven. Antes bien, en España el problema es otro: que tales instrumentos no se utilizan con toda la intensidad que sería deseable esperar debido a la existencia de otra “vía hacia la flexibilidad” por la que se inclinan masivamente los empresarios. Me refiero, naturalmente, a la contratación y el despido, en condiciones no precisamente adaptadas a la legislación vigente, de trabajadores con contratos de duración determinada.

El resultado de esta inclinación es la afirmación de un modelo de competitividad “de gama baja”, basado en la permanente rotación de un importante sector de trabajadores, cada vez menos formados, profesionalizados y motivados, compuesto principalmente por jóvenes con niveles de formación inicial medios y altos. Un auténtico monumento a la ineficiencia y el desperdicio de la formación, el talento y las capacidades de las personas, que la sociedad española no puede permitirse.

De allí que ls ponencia concluya señalando que el auténtico problema del mercado laboral español no es hoy tanto la falta de mecanismos que faciliten el uso flexible de los recursos humanos, por más que haya que introducir en ellos cambios y mejoras urgentes, sino encontrar la manera de recuperar para ese amplio colectivo de trabajadores precarios  unos niveles aceptables de protección, favoreciendo que las medidas de ajuste no se realicen exclusivamente a su costa, sino recurriendo a los instrumentos antes mencionados o a otros que con la misma finalidad puedan crearse en el futuro.

LA PONENCIA “FLEXIBILIDAD Y SEGURIDAD EN EL SISTEMA ESPAÑOL DE RELACIONES LABORALES: UN BALANCE CRÍTICO” PUEDE SER DESCARGADA DESDE EL SIGUIENTE ENLACE: 

FLEXIBILIDAD Y SEGURIDAD EN EL DT ESPAÑOL-conferencia IEE UValladolid-WSANGUINETI

LA COBERTURA RADIAL DE LA JORNADA SOBRE “FLEXISEGURIDAD Y MERCADO DE TRABAJO EN LA UNIÓN EUROPEA” PUEDE SER OÍDA EN EL SIGUIENTE ENLACE:

http://www.euranet.eu/esl/layout/set/player_popup/(event_node_id)/36152

ADDENDA: Añado el enlace  a las reflexiones colgadas por  Miguel Angel Falguera, comentarista de esta entrada, en el blog amigo “Metiendo Bulla” sobre la nueva reforma laboral, la flexibilidad y el papel de la negociación colectiva:

http://lopezbulla.blogspot.com/2009/12/paa-que-una-reforma-laboral.html

Dalí, Reloj blando en el momento de su primera explosión