LABOREM 22 y el retorno de la reflexión científica sobre el Derecho del Trabajo en el Perú

El pasado miércoles 24 de junio se presentó el número 22 de Laborem, la revista de la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social (SPDTSS), en un acto en el que tuve la ocasión de participar.

La aparición de este nuevo número de Laborem, de la mano de un nuevo Director y un nuevo Consejo Editorial, a los que felicito,  en riguroso cumplimiento de su programación semestral, tiene en mi opinión un valor simbólico muy especial, tanto para la SPDTSS como para el Derecho del Trabajo en el Perú.

Esto es así en la medida en que expresa la decisión de dicha Sociedad de recuperar su vocación de actuar como una auténtica sociedad académica, y por tanto no solo como una agrupación de profesionales más o menos destacados, que es la que inspiró a sus fundadores, que por esta razón crearon Laborem, como un instrumento para canalizar la reflexión científica en profundidad sobre el Derecho del Trabajo en el Perú. Una labor que es distinta de la vinculada a la producción de la literatura jurídica sobre los aspectos prácticos relacionados con la aplicación de las normas. Y para la cual no existía en el Perú ningún canal distinto del de esta revista.

Este es un espacio de reflexión científica  sin el cual no hay doctrina laboralista, ni construcción del Derecho del Trabajo. Solo legislación laboral y exégesis de esta.

De allí que la decisión de interrumpir la publicación de Laborem, que se prolongaría a lo largo de casi cuatro años, supusiese el cierre del único espacio para ese tipo tan singular y a la vez necesario de análisis sobre nuestra disciplina que existía en el Perú, cuya promoción correspondía precisamente a la SPDTSS. Y con ello la puesta en suspenso de un aspecto esencial de su función.

Esto era para mí más grave, y así lo hice saber en más de una ocasión, por cuanto se producía en un momento en el que la reflexión sobre el Derecho del Trabajo y su papel reequilibrador y redistribuidor era más necesaria que nunca en el Perú, luego de casi dos décadas de fuerte e ininterrumpido crecimiento económico.

Dejo de haber, pues, un espacio para la reflexión académica en profundidad sobre el Derecho del Trabajo en el Perú, con los efectos consiguientes.

No es de extrañar que, en un contexto como este, asistamos incluso a intentos interesados de retorsión del lenguaje jurídico, carentes por completo de rigor. Como sucede cuando, como parece estar de moda, se sustituye el término trabajador por el de “colaborador” o el de despido por el de “desvinculación“. Conviene recordar aquí que tanto el de trabajador como el de despido con son conceptos con base constitucional, a los que viene asociada la titularidad de derechos fundamentales. Negarlos supone negar estos derechos. Y, con ello, la dignidad que como persona corresponde a los trabajadores.

La recuperación de Laborem supone, así pues, la recuperación de un espacio para el debate científico que nunca debió desaparecer.

Pero, a la vez, supone para la SPDTSS un gran desafío, que no es otro que el de conseguir que esa recuperación del lugar de lo académico sea real y efectiva. Lo cual redundará, a su vez, en un fortalecimiento de su papel como sociedad académica.

Es más, creo esa recuperación es hoy en el Perú más necesaria que nunca.

Si algo nos ha revelado la crisis sanitaria que padecemos es la fragilidad de nuestro tejido institucional. Y, con ello, la necesidad de un Derecho del Trabajo que ofrezca una debida tutela a las personas que trabajan y sea la puerta de entrada de estas a los mecanismos de protección social, sin los cuales las medidas de distanciamiento social no funcionan.

Esta es una reflexión sobre el papel del Derecho del Trabajo en la construcción de una sociedad moderna, inclusiva y segura en el Perú que la SPDTSS debería liderar. Y que debería tener en Laborem su espacio fundamental.

Hago votos por que así sea. Por que Laborem recupere su espacio como órgano de expresión de la reflexión doctrinal en el Perú y por que a través de ella la SPDTSS de más pasos hacia el reforzamiento de su rol como sociedad académica. Una tarea para la cual, además, me parece que esta sociedad debe hacer el mayor esfuerzo posible por agrupar a todos los sectores del laboralismo peruano que han contribuido o pueden contribuir a la construcción científica de nuestra querida disciplina.

Termino, pues, expresando mi esperanza de que Laborem se convierta en ese revulsivo que sirva para reforzar el papel de la SPDTSS y hacer de ella, ahora más que nunca, la casa de todos los laboralistas del Perú.

El número 22 de Laborem puede ser descargado desde el siguiente enlace:

LABOREM 22- 2020 texto completo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s