El fujimorismo y la precarización del trabajo en el Perú

marchacontrakeiko_efe01062016

Hoy como cinco años atrás se hace necesario que los laboralistas comprometidos con la democracia y el sistema de valores y derechos que esta encarna nos pronunciemos sobre el serio peligro que para ambos supondría el triunfo en las elecciones generales que se celebrarán mañana en el Perú de la opción representada por los continuadores de quienes arrebataron ambos a los trabajadores y los ciudadanos en los años noventa.

Por eso me apresuro en compartir con los amigos de este cuaderno de notas un comunicado que está circulando entre los laboralistas peruanos al que he manifestado mi adhesión.

El fujimorismo y la precarización del trabajo

El trabajo es el más importante medio de generación de ingresos, fuente principal de creación de riqueza, y actividad a la que dedicamos la mayor parte de nuestras vidas. Sin embargo, el trabajo no solamente tiene una dimensión económica, sino que además puede y debe ser un medio para acceder a una vida digna, con el respeto de nuestros derechos, y forma de realización humana.

En la actual coyuntura electoral, es importante recordar que durante la década fujimorista se implementó de manera autoritaria una reforma que precarizó las condiciones de trabajo de millones de peruanos. El fujimorismo, con el falso argumento de generar más puestos de trabajo, amplió las posibilidades de contratar temporalmente, permitió jornadas extensas, y facilitó el despido individual y colectivo. A causa de ello, actualmente, dos de cada tres trabajadores peruanos son contratados
temporalmente, y uno de cada tres trabaja más de 50 horas a la semana, en la mayoría de casos sin el pago correspondiente.

El fujimorismo creó la figura legal del despido arbitrario limitando el derecho a la reposición, y afectando la vida y dignidad de millones de peruanos. La regulación del despido arbitrario afectó y afecta más gravemente a aquellas personas que requieren de protección especial: mujeres embarazadas, personas con discapacidad, adultos mayores sin derecho a pensión, entre otros.

El fujimorismo, implementó mecanismos de “formación laboral” que permiten hasta el día de hoy el trabajo juvenil sin derechos laborales ni protección adecuada. Asimismo, limitó abusivamente la actividad de los sindicatos. Se denunciaron a nivel internacional más de 2,600 despidos antisindicales, y la tasa de afiliación sindical cayo de 22% (1990) a alrededor del 5% (2014).

El fujimorismo debilitó el Ministerio de Trabajo en su presupuesto y competencias. La mayoría de servidores estatales, entre ellos los propios inspectores de trabajo, no tenían reconocidos sus derechos laborales. La dictadura fujimorista, en sus últimos años, inclusive intento eliminar el propio Ministerio de Trabajo y convertirlo en una sala laboral del Poder Judicial o hasta que el Ministerio de la Producción asuma sus
competencias.

El fujimorismo, impuso el régimen de AFP, generando grandes ganancias para sus propietarios vinculados al sector financiero (dueños de bancos y compañías de seguros), y perjudicando a miles de adultos mayores y jubilados. Funcionarios fujimoristas de alto nivel como de su ministro de economía (Boloña) se beneficiaron directamente con la creación de las AFP. En la actualidad solamente uno de cada tres adultos mayores accede a una pensión (en un monto insuficiente), y la reciente Ley de
retiro voluntario de fondos es una muestra del fracaso de este sistema.

Una causa importante de que el crecimiento económico no beneficie a la mayoría de los peruanos reside en que la negociación colectiva es muy limitada o inexistente, y la seguridad social no cumple su efecto redistributivo sino que esta construida como un negocio privado. La situación actual de la regulación laboral y la crisis de la seguridad social son herencia de las reformas fujimoristas.

El fujimorismo lleva entre sus filas a personajes que recuerdan y  representan las épocas más oscuras para los trabajadores. Es conocido que su candidato a primer vicepresidente (Chlimper) manifestó públicamente que debería intervenirse de manera violenta en una huelga, y que su candidata presidencial (Keiko Fujimori) se ha reunido con el representante de una red mafiosa acusada de asesinar a dirigentes
sindicales del sector construcción.

Ante ello, y por el grave riesgo que representa para los ciudadanos y trabajadores peruanos, consideramos necesario cerrar el paso al Fujimorismo. Somos conscientes de que la propuesta de PPK se inscribe dentro del liberalismo económico que se implantó en nuestro país en la década de los 90. Sin embargo, también lo somos sobre los gravísimos riesgos que implica un triunfo del Fujimorismo respecto de la concentración de poderes, las graves sospechas de alianzas con la corrupción y el narcotráfico, así como la irreparable afectación para la memoria histórica y dignidad de los peruanos. Por ello, afirmamos un voto en defensa de la democracia, la memoria y la dignidad.

 

2 comentarios en “El fujimorismo y la precarización del trabajo en el Perú

  1. Mis convicciones políticas me llevan a un razonamiento objetivo de las necesidades de nuestro país. He participado en grandes forums de gobernabilidad y Políticas de Estado para enrrumbar a nuestro pais a la cima de las naciones mas poderosas del mundo. Estamos logrando insertarnos a la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico – OCDE para el año 2021; y muchas mas. Lograr el tan anhelado “Estado de Bienestar”, que es el ideal de toda sociedad, debe como tarea fundamental crear una nación segura, y con respeto de los derechos humanos. Nunca mas habrá dictaduras o Estados de Excepción en Perú porque el capital privado nacional y extranjero es muy fuerte; ya lo hemos estudiado a nivel de políticas de Estado que están estrechamente vinculados con Políticas Internacionales, que vienen generando sinergias positivas para el cumplimiento del objetivo global.
    Para el Foro Económico Mundial en su último reporte de Competitividad Global 2015 – 2016, nuestro pais ha tenido un retroceso sustancial de 08 puestos; eso era de esperarse con este gobierno inepto que nunca supo manejar temas escenciales como negociaciones con comunidades para viabilizar proyectos mineros importantes que se han detenido. Asi mismo, no ha tenido el mínimo interés de combatir contra el crimen organizado, sicariato, delincuencia, que según analistas internacionales, en Perú este problema se ha llegado a denominar “Terrorismo Urbano” y que cada día se extiende más y más, y cobra niveles extremadamente mayores, ya que se habría filtrado su red criminal a las instituciones del Estado.
    En resúmen, de los forums que hemos venido participando, se llega a evidenciar el problema mayor es la “Inseguridad Ciudadana”; y en ¿Qué medida entonces el Estado minimizaría esta realidad problemática?; entonces surge una hipótesis totalmente valedera, esto, luego de contrastar con algunas variables relacionadas con ejes multicausales y transversales.
    El resultado final considerado e investigado por grandes organizaciones es de naturaleza multicausal; y por lo tanto, ha de ser tarea fundental del gobernante que viene en confrontar abiertamente con este problema no solo con políticas criminales, sino politicas persecutorias de flagrancia a cualquier intento de ideación del delito; eso se encuentra delineado en la dogmática penal (iter críminis).
    En aplicación de los principios que regulan el Derecho y en respeto del Estado Social y Democrático de Derecho; mi opción es la candidata Keiko Fujimori Higushi.
    Desde el punto de vista politico, social y económico, no advierto, en lo absoluto una dictadura, o violaciones de Derechos Humanos; las cuadraturas o coordenadas temporales y espaciales determinadas en Perú, no dan lugar a una involución de los Derechos Laborales, por el contrario se reafiará los derechos dundamentales protegidos por la Constitución y la Declaración de la OIT; tenemos que ver el Derecho de Trabajo desde perspectivas diferentes, no debemos estar anclados en el tiempo pasado donde los derechos laborales era el resultado de una “Cuestión Social” bien explicada en la enciclic del Papa León XIII “Rerum Novarum”. Flexibilizar los derechos laborales implica mayor interes de las personas en ser mas empleables, mas productivas en un mundo tan competitivo. No tenemos el derecho de juzgar las cosas en contextos espaciales y temporales diferentes; finalmente la candidata Keiko Fujimori Higushi ha señalado en su campaña, el respwto irrestricto de los derechos laborales, cosa que no comparto, ya que la rigidez laboral nos vuelve menos competitivos.

    • Ya saben los amigos lectores de esta bitácora que no comparto el punto de vista de quien ha enviado el comentario que acabo de registrar. Las razones son múltiples y conocidas por todos, por lo que no hace falta que las reitere aqui y ahora. Lo que no impide que proceda a reproducirlo, agradeciendo a su autor la amabilidad de habermelo remitido. WSR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s