En el ecuador del III CEADS: el carácter esencialmente flexible del principio de estabilidad

Robert Muchey Man with a riveter, 1937

Robert Muchey Man with a riveter, 1937

La presente quincena, en concreto entre el 11 y el 22 de mayo, se realiza en Lima la tercera edición del Curso Internacional de Estudios Avanzados en Derecho Social, dedicada en esta ocasión a las transformaciones del contrato de trabajo y su adaptación al cambio económico, tecnológico y productivo. El propósito de esta edición es pasar revista a lo largo de sus sucesivas sesiones, todas integradas por exposiciones de profesores de la Universidad de Salamanca u otras universidades españolas y de la Pontificia Universidad Católica del Perú, a la compleja relación entre el marco institucional del contrato de trabajo, anclado sobre un núcleo de firme de presupuestos normativos y conceptuales, y el contexto, por definición dinámico y cambiante, en el que este ha de operar.

En el marco de este curso me cupo la tarea de desarrollar el pasado viernes 15 de mayo el tema “Adaptación de las modalidades de contratación a las necesidades empresariales y estabilidad en el empleo: ¿es posible su compatibilización?”. La ocasión fue propicia para traer a colación algunas ideas clave sobre la materia que, aunque a estas alturas no son ya del todo novedosas, resulta de especial interés recuperar en la presente etapa de rearme crítico de nuestra disciplina.

Entre ellas, la consideración del principio de estabilidad en el empleo como un principio esencialmente flexible, en tanto que, si bien se encuentra construido en clave de tutela del interés del trabajador a la continuidad de la relación de trabajo, articula esta tutela no a través de la imposición sin más de la conservación de su vigencia, sino a partir de la consideración de la naturaleza de las necesidades a atender por el trabajador (permanentes o temporales) como criterio para la determinación del carácter (por tiempo indefinido o de duración determinada) del contrato a celebrar con el trabajador.

Desde este punto de vista, el principio de estabilidad se asimila más a un principio de interdicción de la arbitrariedad en la contratación, o de adaptación causal de la misma a los requerimientos del empleador, que a una herramienta pensada para imponer a este de trabajadores que no necesita, como se llegaría a insinuar en la etapa más dura de la crítica al mismo. Una etapa, por cierto, afortunadamente superada, ya que si algo se admite hoy es, precisamente, que la inestabilidad en el empleo no solo es perjudicial para el trabajador, sino también para el propio empleador, el sistema económico y la sociedad en su conjunto.

Es para mi una satisfacción compartir con los amigos de esta bitácora, cuando estamos atravesando el ecuador de tan querida actividad, la presentación que sintetiza las ideas de base de la clase sobre la materia desarrollada el pasado viernes.

La presentación ppt de Wilfredo Sanguineti sobre “Adaptación de las modalidades de contratación a las necesidades empresariales y estabilidad en el empleo: ¿es posible su compatibilización?” puede ser descargada desde el siguiente enlace:

Clase MODALIDADES DE CONTRATACION- WSANGUINETI – Presentacion PPT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s