Una razón o 265.000 para persistir, aún en tiempos difíciles …

Ilya Repin, Barge-Haulers on te Volga - 1870-1873

Creo que la pintura de Ilya Repin que ilustra esta entrada, en la que un grupo de trabajadores rusos remolca en solitario y con su sola fuerza física un gran barco a lo largo del río Volga, ilustra con gran claridad el tipo de salida a la crisis que se está imponiendo a los países del sur de Europa desde los organismos financieros internacionales y las instituciones comunitarias.  Dicha salida no es, sin embargo, ni la única posible, ni tampoco la que permite un mayor y más adecuado crecimiento de nuestras economías, así como una recuperación del empleo. Pero sí la que impone el ideario que se ha impuesto, por cierto en contra de toda evidencia empírica, en dichos ámbitos. Y también aquella que garantiza que el proceso de redistribución inversa de la riqueza, es decir de las rentas del trabajo a las del capital, que  hemos vivido en las últimas décadas se mantenga e incluso profundice y acelere.

Poco importan, como digo, la evidencia de que se trata de medidas fallidas, que terminan por generar efectos por completo contrarios a los que pretenden . Y tampoco existencia de experiencias que apuntan a que las recetas con más posibilidades de éxito son, precisamente, las contrarias. Al fin y al cabo, de lo que se trata no es tanto de conseguir una rápida recuperación de las economías y el empleo en estos países, sino de aprovechar la ocasión generada por la crisis para tratar de abolir o reducir a su mínima expresión los elementos de equilibrio y cohesión social propios del modelo social europeo, sustituyéndolos por el primado más absoluto de las reglas del mercado.  

La ofensiva a la que asistimos es de tal calado, y sus consecuencias negativas están siendo de tal calibre, no sólo desde el punto de vista social sino también desde la óptica de la calidad democrática de nuestras sociedades, como para requerir una respuesta decidida y vigorosa de quienes, como los trabajadores de la ilustración, vienen siendo obligados a remolcar el barco por quienes fueron los que ocasionaron su encallamiento. Y además para conducirlo a las mismas aguas en las que se produjo el desastre.

Este blog, éstá claro, no es un espacio de agitación sino de reflexión. Pero creo que nunca como ahora se hacen necesarios el análisis y la crítica. Nunca como ahora resulta indispensable avanzar en la construcción de un lenguaje distinto y un discurso alternativo, que permita poner de manifiesto que el crecimiento económico y el bienestar de nuestras sociedades no sólo no son incompatibles sino que precisan de instrumentos y medidas de equilibrio que las preserven del afán desmedido e ilimitado de enriquecimiento que presidió la etapa precedente y dió origen a la crisis. Su contribución será seguramente modesta, vinculada especialmente con determinados temas y experiencias que me son próximos, ya sean éstos de uno como del otro lado del Atlántico, pero las 265.000 visitas que acumula desde su creación me permiten entender que no se trata de un esfuerzo del todo estéril.

Al cerrarse este mes de agosto, vacacional en Europa aunque no en América, un ciclo más de la vida de este bloc de notas quiero, por todo ello, expresar una vez más la gran satisfacción que me produce abordar, desde ella y en permanente contacto con quienes siguen sus no siempre regulares publicaciones, la estimulante tarea de tratar de contribuir desde la reflexión a la construcción de alternativas a la difícil coyuntura que nos está tocando vivir en la actualidad. Una tarea que resulta, por cierto, de especial importancia para la construcción de mi propia experiencia vital. 

Esta bitácora retornará, con más impulso si la no siempre plena salud de su autor y las circunstancias lo permiten, en septiembre.

Un comentario en “Una razón o 265.000 para persistir, aún en tiempos difíciles …

  1. Estimado profesor, cada nota que publica permite una nueva reflexión y análisis de los diversos aspectos del derecho de trabajo aplicados a la realidad, en un mundo jurídico en el que -como dijo alguna vez en clase-, esta disciplina se va formando camino firme. Fue una muy grata experiencia poder participar de sus clases en el último semestre y aprender con cada una de sus experiencias compartidas.
    Como le mencioné hace algunas semanas, sus clases me motivaron a empezar una aventura a través de la creación de un blog que comparto con usted a la espera de enriquecerlo con algún comentario vuestro.
    http://blog.pucp.edu.pe/blog/percycuri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s