¿Cuándo se jodió el Derecho del Trabajo?

Diego Rivera, Obreros del automovil, 1932

(A propósito de la reciente reforma laboral española)

Es posible que no seamos capaces de determinar de manera precisa en qué momento se  jodió el Derecho del Trabajo. Sin embargo, creo que muchos de nosotros somos conscientes de que éste, los valores que encarna y la lógica equilibradora y tutelar que lo ha venido sustentando, lo mismo que el Perú del Zabalita de Conversación en La Catedral, se jodió “en algún momento”.

Desde luego, ese singular momento no parece ser, aunque pudiera existir la tentación de pensarlo, el pasado sábado 10 de febrero, cuando se produjo la publicación del Real Decreto-Ley 3/2012, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. Como se ha puesto de manifiesto hasta la saciedad en los últimos días, esta norma introduce cambios de gran calado en el marco normativo de nuestras relaciones laborales, los cuales redundan en un notable incremento de los poderes de decisión empresarial, especialmente de carácter unilateral, en lo que a la terminación de la relación laboral se refiere, a la vez que favorece la reducción de los costes laborales por la vía del debilitamiento del papel equilibrador de los mecanismos de concertación colectiva de las rentas salariales.

Tiempo habrá, naturalmente, para analizar con calma todos los extremos de esta norma. Lo que me parece importante destacar ahora es que prácticamente todos los elementos de novedad que introduce no suponen, en realidad, sino la profundización de orientaciones normativas y líneas de tendencia presentes con anterioridad en nuestro Derecho del Trabajo. Algunas de ellas desde antiguo, pero otras apuntadas en su momento de forma novedosa por la reforma laboral de 2010, puesta en marcha por un gobierno de orientación aparentemente distinta y distante del actual.

Así, antes que nada, el denominado contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores, a pesar de su aparente novedad, no supone en el fondo sino un revival del viejo y nefasto contrato temporal del fomento del empleo, creado en 1984 y subsistente por una década, bien que con un periodo de inestabilidad algo menor (un año en vez de tres) e incentivos económicos para su prolongación más allá; la supresión de las autorizaciones administrativas para las suspensiones contractuales y los despidos colectivos no hace sino seguir la tendencia abierta para las decisiones sobre movilidad geográfica y modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo por la reforma de 1994; la prioridad aplicativa de los convenios colectivos de empresa sobre los de sector no hace más que profundizar en una orientación ya apuntada por la reforma de 2011, suprimiendo únicamente la posibilidad de que los sujetos de nivel superior puedan excepcionar su aplicación de común acuerdo; la limitación temporal de la ultractividad de los convenios denunciados y vencidos intenta cerrar el circulo de cuestionamientos a la utilidad de este instrumento abierto también por dicha reforma poniendo un límite a su aplicación; la imposición de un arbitraje obligatorio para los supuestos de desacuerdo en cuanto a la procedencia de los descuelgues intenta profundizar en la tendencia, abierta igualmente por dicha reforma, a debilitar al máximo la hegemonía de los convenios de sector mediante la facilitación del empleo de este instrumento. Incluso la supresión de los salarios de tramitación y la reducción de la indemnización por despido improcedente tienen su raíz, respectivamente, en la creación en 2002 de la figura del denominado despido exprés, mantenido de manera inopinada a lo largo de las dos últimas legislaturas, de tan acusado afán reformista en otros ámbitos de la vida social, y en la práctica generalización a partir de la reforma de 2010 del ámbito de aplicación contrato de fomento de la contratación indefinida.

Vista desde esta perspectiva, pues, la reforma de 2012 no ha sido sino la última vuelta de tuerca, sin duda especialmente radical, de un proceso que se inició en nuestro Derecho del Trabajo bastante antes. Un proceso cuya raíz última hay que buscarla, seguramente, en el relanzamiento que experimentaron los postulados del liberalismo económico más radical ya durante la fase de superación de la anterior crisis económica. Estas fueron ideas que convivieron a lo largo de las últimas décadas en una relación de conflicto constante con aquellas contrarias que han inspirado históricamente la construcción de nuestros ordenamientos laborales, influyendo de manera cierta en sus contenidos, pero sin llegar a desnaturalizar su esencia. El inicio de la crisis actual, achacable precisamente a la desregulación impulsada por esa clase de planteamientos, supuso una oportunidad de oro para replantearse esa relación. La falta talla y de coraje de nuestros gobernantes, y en particular de los de orientación socialdemócrata, para hacer frente a los poderes cuya actuación irresponsable se situó en la base del desastre, imponiéndoles límites claros, sin embargo, terminó de conducir al resultado contrario. Los postulados de la desregulación no solamente no fueron puestos en cuestión sino que terminaron, por paradójico que pueda parecer, por ser propuestos como la vía más adecuada de salida para la crisis que su aplicación contribuyó a generar. Expresión de ello, en materia laboral, fue ya la reforma laboral de 2010. Y expresión más acabada y radical de lo mismo es la de 2012.

El problema de fondo no se encuentra, por ello, al menos en opinión de quien esto escribe, sólo ni principalmente en las medidas adoptadas por la última, ni tampoco por la penúltima, reforma laboral, sino en la evidente orientación ideológica que a ellas subyace, al parecer compartida, más allá de las diferencias de grado, tanto por nuestros gobernantes de orientación socialdemócrata como liberal. En entender la protección laboral exclusivamente como un coste y en considerar al desmontaje de las garantías que han rodeado la prestación de trabajo por cuenta ajena como el mejor mecanismo para favorecer la recuperación del empleo. Un planteamiento, por cierto, que allí donde ha sido aplicado ha demostrado hasta la saciedad su ineficacia.

Frente a lo anterior existe, naturalmente, otro camino, que no es el de la superprotección ni el del inmovilismo, sino el de la adaptación de las instituciones que lo requieran a las necesidades de un contexto económico y productivo en contante transformación, sin desconocer por ello su esencia y sus finalidades y preservando siempre su carácter esencialmente causal. Que este camino es posible de ser recorrido lo demuestra, precisamente, el reciente II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, dentro del cual es posible encontrar numerosas y notables muestras de esta orientación. Es una lástima que el Real Decreto-Ley 3/2012, aprobado apenas 15 días después de la suscripción del primero, en especial por su énfasis en la facilitación y el abaratamiento de las extinciones contractuales sin causa, haya supuesto, como nos temíamos, un torpedo a la línea de flotación de este instrumento.

El Real Decreto-Ley 3/2012, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, puede ser descargdo desde el siguiente enlace:

http://www.boe.es/boe/dias/2012/02/11/pdfs/BOE-A-2012-2076.pdf

5 comentarios en “¿Cuándo se jodió el Derecho del Trabajo?

  1. Da miedo ver cada dia como los países se prostituyen ante el Mercado, y a las companias inversiniostas, que supuestamente ofrecen empleo pero esperan pagar menos impuestos, menos beneficios , y en lo posible evitar el cumplimiento de las obligaciones laborales. Cada dia las reformas laborales en vez de proteger al trabajador, da mayor beneficio al empresario, permiten completamente el outsourcing a paises subdesarrollados donde puedan abusar y violar derechos fundamentales del ser humano sin temor a ser castigados.

  2. Estimado Dr. Sanguinetti: Hoy me suscribí a su blog. Soy un abogado Peruano egresado de la PUCP y dedicado durante doce años al Derecho Laboral. He escuchado algunas de sus conferencias y leído varios de artículos, algunos de los cuales utilizó en mis defensas judiciales. Si bien litigo la mayoría de las veces defendiendo a la parte empleadora no he perdido la perspectiva de mi primera clase de Derecho Laboral con el Profesor Javier Neves, sobre la finalidad esencial y connatural del Derecho del Trabajo. Por ello, destaco de su artículo precedente la frase de conclusión: que frente a la crisis- que no se puede negar- no existe ni la sobreprotección ni el inmovilismo…..y añado que la visión de culpar de la crisis al Derecho Laboral y tratar de superarla acudiendo como primera instancia y única a la reforma no resulta valido, sin dejar de reconocer la necesidad de realizar algunas reformas que coadyugen a superar la crisis como las del II acuerdo relativas a tiempo de trabajo y estructura salarial al interior de la Empresa.

  3. No creo que sea un tema de ideologias. Creo que es un tema acomodaticio, un tema de dar la señal, todo el resto de la comunidad estaba esperando una “señal” contundente de España, ahora seguramente los jóvenes de francia resistente a aquélla protesta del primer empleo se sientan mas hèroes que nunca, tras la ausencia de reacción de los jóvenes españoles. Sin embargo, las modificaciones afectan, como es costumbre, al empleo formal. Terminará ocurriendo quizás con el querido Perú, con la reformas fujimoristas, desmontaje “sutil” del derecho del trabajo a cambio de qué? Se mayor nùmero de desafiliación sindical, Bravo? a cambio de mayor informalidad, Bravo?, a cambio del gigantesco miedo a defender los derechos, Bravo?….acaso es digno ejemplo?. Lamentable que España, cuña de eñseñanza para muchos, no se haya atrevido a zanjar una ruta distinta y original. Mi presagio es triste…nada ocurrirá…es un hecho la reforma arbitraria y los llamados a huelga general solo serán referencia periodistica.

  4. Es interesante observar cómo a lo largo de estos años de sucesión de gobiernos del PSOE y PP en España, estos gobiernos se han dedicado a legislar de forma muy similar en materia laboral mientras que en los medios de comunicación se dedican a tirarse los trastos a la cabeza unos a otros. Al ciudadano español se le vende la diferencia entre los dos grandes partidos, que es una diferencia de discurso, pero no de hechos. Pensando retorcidamente me atrevería a decir que ellos mismos saben que su hegemonía institucional depende de mantener esa apariencia de diferencia y confrontación.

    http://laboro-spain.blogspot.com/2012/02/traduccion-de-la-nueva-reforma-despido.html

  5. El derecho del trabajo se j.cuando en vez de preocuparse los gobiernos de la democracia por la formación humanista de sus ciudadanos, se dedicó al baile de la modernidad superficial incorporando elementos cutre-social-demócratas teóricos en las normas, mientras que sindicatos, gobierno (de los 2 signos) y patronal, pasteleaban y pastelearon (no sabemos ahora) para obtener beneficios institucionales y PERSONALES. Este país ha tenido todos los medios públicos y privados, para que estuviésemos en primera línia de combate ante cualquier crisis. Pero el talante cultural nos aleja tanto de países serios que remover siempre las normas sin analizar las conciencias sociales y las conductas de los políticos, resulta del todo inútil, engañoso y vacuo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s