Hugo Sinzheimer y el valor de la persona y su dignidad en el Derecho del Trabajo

  
490px-Hugo_Sinzheimer

Hugo Sinzheimer

En un momento como el actual, en el que el debate sobre las vías de salida de la crisis es capaz de ofrecer una nueva oportunidad a las concepciones que ven en el trabajo sólo un costo empresarial, cobra especial actualidad el texto de Hugo Sinzheimer que se pone a disposición de los lectores de este blog a continuación de la presente nota.

En este escrito, titulado “La esencia del Derecho del Trabajo”, cuya publicación data de 1927, este clásico del laboralismo pone de manifiesto con particular claridad la singularidad del objeto de nuestra disciplina, que no regula simplemente relaciones patrimoniales entre individuos, sino que envuelve un compromiso en el que está implicada la persona humana como tal. Como apunta Sinzheimer, “quien presta su trabajo no da ningún objeto patrimonial, sino que se da a sí mismo”, toda vez que “el trabajo es el hombre en situación de actuar”.

Tenerlo presente es importante para tomar consciencia de hasta qué punto el Derecho del Trabajo penetra en la esfera subjetiva de los individuos. Y también para comprender la vinculación esencial que, como consecuencia de ello, mantiene con la garantía de la dignidad de la persona y su condición esencial de fin y no medio, de sujeto y no de objeto, que este autor afirma de forma contundente señalando que la función del Derecho del Trabajo “consiste en evitar que el hombre sea tratado igual que las cosas”.

El texto destaca además el relieve especial que adquiere en este contexto el hecho de que el trabajador desarrolle su labor en el marco de una relación de subordinación o dependencia. Una relación en la que, como afirma el autor, el hombre “está mediatizado”, “está alienado, de sí y del todo”, en tanto que se encuentra sujeto a la voluntad de otro hombre.  Una constatación que le permite situar también en el centro de gravedad del Derecho del Trabajo nada menos que “el problema de la libertad humana”, comprometida de lleno, como hemos visto, igualmente  en el intercambio contractual.

No olvidar que en el contrato de trabajo el trabajador no compromete “su haber” sino “su ser”, como destaca Luigi Mengoni, y que lo hace además en el marco de una relación en la que su voluntad no sólo “se compromete” sino que “se somete”, por continuar las citas de los clásicos con una de Kahn Freund, resulta un imperativo ineludible para estar en condiciones de marcar un límite claro a las pretensiones de instrumentalización del régimen de la relación laboral provenientes de aquella línea de pensamiento que ve en el trabajo sólo una mercancía cuyo costo y garantías convendria, en una situación como la actual, aligerar lo más posible.

EL TEXTO DE HUGO SINZHEIMER “LA ESENCIA DEL DERECHO DEL TRABAJO” PUEDE SER DESCARGADO DESDE EL SIGUIENTE ENLACE: LA ESENCIA DEL DERECHO DEL TRABAJO ( 1927 )

(Extraido de Hugo Sinzheimer, Crisis Económica y Derecho del Trabajo. Cinco estudios sobre la problemática humana y conceptual del Derecho del Trabajo, Madrid, IELSS, 1984. Traducción de Felipe Vázquez Mateo).  
 
berni_manifestacion

Antonio Berni, Manifestación

Anuncios

2 comentarios en “Hugo Sinzheimer y el valor de la persona y su dignidad en el Derecho del Trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s